La producción de vehículos en España aumentó en mayo por primera vez en once meses. El ligero incremento, del 0,5%, dejó un total de 183.830 unidades producidas debido a la ligera mejora en el aprovisionamiento de materiales, a pesar de la crisis de los microchips y el conflicto en Ucrania.

Según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), hasta el quinto mes de este año el ensamblaje de vehículos en las factorías españolas se redujo un 12,6%, con 902.680 unidades.

Por tipo de vehículo, la producción de vehículos comerciales e industriales en España se redujo un 2,6% a lo largo del mes pasado, con 24.222 unidades, mientras que entre enero y mayo descendió un 26,3%, con 158.453 unidades.

La fabricación de turismos y todoterrenos contabilizó un aumento del 1% en mayo, hasta 159.608 unidades, mientras que en lo que va de año la cifra se contrajo un 9%, con 744.227 unidades.

En cuanto a fuentes de energía, la cifra productiva de vehículos de gasolina experimentó un retroceso del 1% en el cómputo mensual, con 111.569 unidades, así como otro 10,2% hasta mayo, con 543.971 unidades. La de modelos diésel descendió un 6,5%, con 46.153 vehículos en mayo, así como un 24,7% en el acumulado del ejercicio, con 240.511 unidades, mientras que el ensamblaje de modelos eléctricos subió un 133,7% en el quinto mes del año, con 12.255 unidades, y un 50,4% en los cinco primeros meses de 2022, con 46.085 unidades.