Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La factura de las importaciones de combustibles de Galicia se duplica por la crisis energética

Las compras de gas, petróleo y otros fósiles superan los 1.440 millones hasta abril | EE UU concentra el 40% del suministro

Un conductor repostando diésel en una estación de servicio. // FDV David Zorrakino - Europa Press

El consejero delegado del gigante ruso Gazprom amparó de nuevo ayer la versión oficial del Kremlin atribuyendo a problemas técnicos el cerrojazo en el suministro de gas a Europa, coincidiendo con la primera visita a Ucrania del canciller alemán Olaf Scholz, el presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro italiano Mario Draghi para analizar con Volodymyr Zelensky la situación del país tras cuatro meses de invasión. Supuestamente, la única planta de Siemens que puede revisar los motores de las turbinas del gasoducto que une Rusia con Alemania por el mar Báltico está en Canadá y las sanciones impuestas al régimen de Putin impiden mandarlos de vuelta. “A fecha de hoy no hay una solución”, aseguró Alexéi Miller en una comparecencia en el Foro Económico de San Petersburgo.

Gazprom adelantó el martes que los envíos a través del Nord Stream bajarían un 33%, el miércoles elevó el descenso a casi el 60% y ayer, cuando el gas superó los 130 euros por megavatio hora (MWh) en el TTF de Holanda, el mercado de referencia europeo, se especulaba ya con el cierre total. La crisis energética es la principal razón del déficit comercial que acumula España hasta abril (21.811 millones de euros) y de que la factura de la importación de combustibles en Galicia se haya disparado.

Más y mucho más caro

El gasto de las empresas de la comunidad en la compra de gas, petróleo y carbón ascendió a 1.443 millones de euros en el primer cuatrimestre del año, según el balance publicado ayer por la Secretaría de Estado de Comercio. Es el doble que en el mismo periodo de 2021 (722 millones) y un nuevo récord. El anterior se registró en 2012 con 1.407 millones. ¿Se están importando más combustibles fósiles porque velocidad de la economía y la movilidad es mayor ahora que hace un año? Sí, pero eso solo explica una parte pequeña del incremento total del coste. El volumen de combustibles aumentó el 24%, hasta las 2,373 millones de toneladas.

importaciones de combustible W Hugo Barreiro

El principal combustible importado por Galicia fueron los aceites crudos de petróleo. Su valor alcanza los 1.016 millones de euros, un 84% por encima de los primeros cuatro meses del ejercicio pasado. Los aceites de petróleo sumaron 265 millones tras un incremento del 160%. La partida de coque de petróleo subió un 136% (36 millones de euros) y un 50% la de gas de petróleo (32,3 millones). Las hullas, un tipo de carbón mineral, pasaron de ser residuales en las compras de 2021 (457.000 euros entre enero y abril) a sobrepasar los 34 millones por la reactivación de la central térmica de As Pontes para intentar contener los precios de la electricidad en el mercado mayorista.

Diversificación de mercados

La enorme volatilidad de los precios y la complicada situación geopolítica llevaron a las empresas de Galicia a diversificar lo máximo posible el suministro de combustibles. El 97% del comercio exterior en el capítulo se concentró el año pasado en solo nueve países. Ahora la nómina de mercados se abre a 16. A la cabeza figura EE UU, que copa el 41% del abastecimiento (588 millones de euros), seguido de Libia (11%) y México (9%). Suecia y Argelia representan alrededor del 5%; el 3,9% de las importaciones procede de Bélgica; el 3,3% de Reino Unido; y el 3% de Lituania. Rusia únicamente aportó el 2,6%, la mitad que en 2021, y en abril no figura ningún envío.

Tanto se encarecieron los combustibles –hay que tener en cuenta que Galicia es una comunidad eminentemente transformadora de fósiles para la elaboración de energía final, como electricidad y carburantes de automoción– que su coste casi se equiparó al valor total de las importaciones de componentes para el sector de la automoción (1.647 millones de euros). Precisamente, la industria del motor es de los poquísimos sectores que escapan de la buena marcha de las ventas a otros países. Frente a la subida general de las exportaciones (23,5%, hasta los 9.095 millones), las suyas cayeron un 22% entre enero y abril (2.117 millones) por el cuello de botella en los chips. Las materias textiles y sus manufacturas elevaron las ventas un 71%; la pesca casi un 33%; un 7% las conservas; el 36% la madera; y el 27% el aluminio, entre otros productos.

Compartir el artículo

stats