Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia crea casi 6.700 empleos en lo que va de mes y vuelve a los niveles de 2009

Las afiliaciones suben a 1,042 millones | La ocupación sigue creciendo por debajo del conjunto del país | El 60% de los sectores tiene más trabajadores que antes del COVID

Trabajador en su trabajo en la planta de construcción. | FDV

El Barómetro de mayo publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) la pasada semana demuestra una vez más la doble realidad que existe en la percepción de la economía española. El 42,6% de los encuestados cree que el panorama general es malo y el 24,5% habla incluso de muy malo, mientras que para el 23,9% está bien y solo el 1,2% lo califica de muy bueno. Cuando a los mismos se les pregunta por su situación en particular, paradójicamente las respuestas se dan la vuelta. El 60% de la población asegura que su economía personal es buena y muy buena para el 5,4%, frente al 18% que dice que es mala y muy mala en el caso del 6,6%. La alargada sombra de la inflación y la elevada incertidumbre empañan la imagen de los ciudadanos sobre la evolución real de la actividad, ralentizada, sí, pero todavía con suficiente músculo para seguir creando empleo.

afiliaciones SS Hugo Barreiro

Las afiliaciones a la Seguridad Social batieron su récord histórico en abril, cuando por primera vez España superó los 20 millones de cotizantes, y todo apunta a otro máximo este mes. A Galicia le está costando más volver a la cantidad de trabajadores que tenía antes de la doble recesión financiera, pero se mueve ya en niveles de 2009 tras crear casi 6.700 puestos durante la primera quincena de este mes.

A pesar del inicio de la guerra en Ucrania, de la brutal incidencia en las cadenas logísticas del paro de parte de los transportistas para protestar por el coste del combustible y de la escalada en general de los precios, la comunidad encadena cuatro meses con la ocupación al alza. En febrero sumó 3.100 afiliaciones, otras 3.800 en marzo, alrededor de 8.300 en abril gracias a la recuperación fortísima del turismo por la Semana Santa y entre el 1 y el 18 de mayo se dieron de alta 6.688, según el avance de datos que acaba de publicar la Seguridad Social. El incremento en lo que va de mes, un 0,6%, es, de nuevo, inferior a la subida del conjunto del Estado (0,9%), que llega a 20,27 millones de afiliaciones.

Esta cifra supone un inicio de año de intensa creación de empleo respecto al final de 2021”, señaló José Luis Escrivá, ministro de Inclusión y Seguridad Social, en la presentación de las cifras globales del país el jueves. Van cerca de 200.000 ocupaciones más en los cinco primeros meses del ejercicio. En Galicia, el número de cotizaciones creció en 33.200 desde el 31 de diciembre de 2021.

Pontevedra lidera la creación de empleo en las dos primeras semanas de mayo: 3.018 altas, lo que supone un ascenso próximo al 0,9%. En ese mismo porcentaje está Ourense, que incorporó 938 puestos. La subida en Lugo fue del 0,5% (618) y del 0,4% en A Coruña (2.024 afiliaciones nuevas).

La cercanía de la temporada estival tira de la ocupación en Baleares, que encabeza el incremento en la primera mitad de mes: 5,8%. La ocupación medró un 2,6% en La Rioja; el 1,5% en Murcia; y el 1,2% en Aragón y Extremadura. Los menores saltos están en Cantabria (0,5%) y Asturias (0,4%). En comparación con febrero de 2020, justo antes de la primera ola del COVID-19, hay 550.000 empleos más en toda España, “concentrándose en sectores innovadores y de alto valor añadido”, especialmente en informática (13,3% más) y sanidad (8,3%).

La agricultura y la ganadería perdieron casi 2.600 empleos desde 2019

Esas dos actividades aparecen también en los primeros puestos de la creación de empleo en Galicia. Seis de cada diez sectores acabaron abril con más efectivos que en el mismo mes de 2019. Hay 6.300 afiliaciones más en educación, 5.400 en sanidad y 2.800 en programación, consultoría y otras ramas vinculadas a la informática. Las administraciones echaron mano de 2.300 efectivos nuevos; casi 2.000 a mayores tienen los servicios técnicos de arquitectura e ingeniería; 1.800 los establecimientos residenciales; y 1.600 los servicios sociales sin alojamiento. Destacan también las actividades administrativas de oficina y auxiliares (1.497) y los servicios a edificios y jardinería (1.405). La ocupación creció en 1.100 personas en la industria de la alimentación; en 892 el I+D; y en 800 en hoteles y otros alojamientos hosteleros.

El resto de la hostelería figura entre los sectores que destruyeron empleo. Pese a la intensa recuperación laboral de los últimos meses, los servicios de comidas y bebidas acumulan una caída superior a 2.000 cotizantes. Únicamente se perdió más ocupación en la agricultura y la ganadería: casi 2.600. El naval se quedó sin 1.000 profesionales y 1.100 se llevó por delante la reestructuración sin fin de la banca.

Compartir el artículo

stats