Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La venta de viviendas en Galicia toca máximos de los últimos once años

En marzo se comercializaron casi 2.000 viviendas, un 10% más que en el mismo mes de 2021 | El alza en el país supera el 25%

La venta de viviendas en Galicia toca máximos de los últimos once años

Al mercado inmobiliario parece no importarle demasiado la continua sombra de incertidumbre que atraviesa la economía. En marzo se vendieron 1.918 viviendas en Galicia, un 10% más que en el mismo mes del pasado ejercicio. No se veía una cifra de esta magnitud en la comunidad desde los inicios de 2011, según el balance publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El alza en la provincia de Pontevedra rozó el 10% (619 inmuebles); un 8,5% subieron en A Coruña (917); un 4% en Ourense (153); y cerca del 22% en Lugo (229). La inmensa mayoría, prácticamente ocho de cada diez, fueron viviendas usadas. En todo el primer trimestre, el número de operaciones en la comunidad superó las 5.400 tras un ascenso del 13%.

En todo el país, la compraventa de viviendas se disparó un 25,6% el pasado marzo en relación al mismo mes de 2021, hasta sumar 59.272 operaciones, su mayor cifra desde enero de 2008 y el mejor dato en un mes de marzo desde 2007, cuando se superaron las 74.000 compraventas. La estadística confirma las sensaciones de un sector inmobiliario en España que vive momentos dulces pese a un contexto plagado de incertidumbres, especialmente en torno a los tipos de interés, los cambios normativos y el efecto del alza de precios.

Con el avance interanual de marzo, que se ha ampliado en más de un punto respecto al crecimiento experimentado en febrero, la compraventa de viviendas encadena 13 meses consecutivos de tasas positivas. El alza de demanda hace prever en el sector un calentamiento mayor de los precios, hasta ahora con alzas relativamente moderadas. Según datos del Colegio de Registradores, el precio medio de la vivienda sigue mostrando incrementos significativos tanto en sus resultados trimestrales como interanuales. Los 1.911 euros el metro cuadrado del primer trimestre suponen un incremento del 3,1% con respecto al trimestre precedente.

“Podemos constatar que el inicio de la guerra no ha impactado directamente en la búsqueda de vivienda y en el interés por comprar, al menos de los particulares nacionales, sigue sin frenarse. Probablemente el impacto sea indirecto a través de la inflación, y estas cifras tan dinámicas correspondan a una aceleración en la búsqueda de vivienda, para intentar sortear la inminente subida de tipos anunciada por el BCE”, asegura la directora de Estudios de Fotocasa, María Matos, que no descarta “una grave problemática de subida de precios, si la demanda continúa tan latente” por el impacto de los precios de las materias primas y una “demanda tan fuerte y solvente frente a los niveles productivos tan escasos de la vivienda a estrenar”.

Compartir el artículo

stats