Decenas de trabajadores de Hijos de J. Barreras se concentraron ayer frente a la delegación de la Xunta en Vigo para protestar por el auto que autoriza la venta del astillero a Armón. Se trata de una decisión que “dejaría en la calle a más de 100 trabajadores”, lamenta UGT, que ve necesario “activar todos los resortes, incluida la Administración, para dar continuidad a todos los puestos de trabajo cualificados que puedan llegar a desaparecer”.