Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los proveedores de Stellantis Vigo admiten “preocupación” ante las continuas paradas

Las suspensiones de producción en la planta de Balaídos coinciden con el diseño de inversiones para ensamblar la nueva Doblò | “No ha habido un solo momento de respiro”, lamentan

Vehículos esperando para su exportación en el puerto de Bouzas. | // RICARDO GROBAS

La plantilla de Stellantis Vigo comenzará este lunes una nueva semana con cambios en la producción que afectan, sobre todo, al sistema de las furgonetas, las K9. Los vehículos comerciales ligeros, superventas junto con el Peugeot 2008 que se ensambla en el Sistema 1, volverán a desaparecer de la línea por falta de componentes. “Son las que han dado y dan mucho empleo a Galicia”, explica el máximo responsable de una de las proveedoras de la planta, “y por eso hay mucha preocupación en el sector”. La industria, que comenzó el año anhelando que fuese el de la recuperación tras sufrir un 2020 marcado por la irrupción de la pandemia y un 2021 golpeado por la escasez global de microchips, ve ahora como esa idea se tambalea más que nunca, con el propio patrón del grupo automovilístico, Carlos Tavares, alertando que la situación se prolongará en el tiempo. Las proveedoras gallegas, que ya tuvieron que echar mano del ERTE, se encuentran ahora entre la espada y la pared: la ralentización de la factoría de Balaídos coincide con el plan de inversiones para la producción de la nueva silueta de las K9, la Fiat Doblò. “Estamos haciendo inversiones para hacer el doble y estamos haciendo la mitad”, lamenta otro de los proveedores vigueses.

Algunas firmas plantean frenar las inversiones para la nueva furgoneta

decoration

La dirección de Stellantis Vigo había trasladado a los proveedores que se daría un significativo aumento de la producción con la entrada de la Fiat Doblò, cuya confirmación oficial todavía está pendiente y de la que hasta la fecha solo se hicieron las preseries, incluyendo componentes entregados por algunas de las proveedoras. El salto en la producción supone un incremento en los volúmenes entregados por las proveedoras del área, motivo por el que algunas vienen realizando inversiones en los últimos meses y, otras, esperaban a la parada programada en verano para la incorporación de maquinaria y adecuación de espacios.

  • 1. Un año con buenas perspectivas

    Tras un 2020 marcado por la pandemia y un 2021 impactado por la escasez de microchips, el 2022 apuntaba a ser el de la recuperación en el sector de la automoción.

  • 2. Nuevas paradas y un nuevo revés para el sector

    Los planes para llegar al récord de producción coincidiendo con la llegada de la Fiat Doblò, se fueron al traste con nuevas paradas por falta de componentes ya desde febrero.

  • 3. Una situación desigual dentro del sector

    Si en 2021 la situación era generalizada, en el sector entienden que este año no es igual, con marcas que apenas han tenido que parar mientras Stellantis Vigo sí.

“Algunas ya se lo están replanteando porque no se ve una continuidad que sí se está dando en otras plantas, tanto de Stellantis como de otras marcas”, expone uno de los directivos consultados.

Paradas

Y es que cuando finalice la próxima semana, Stellantis Vigo va a acumular casi 25 días sin fabricar una furgoneta con motor a combustión, las más vendidas, y una semana sin facturar ninguna, tampoco en su versión eléctrica. Como adelantó FARO, la factoría está entre las más perjudicadas en el reparto de los microchips dentro del propio grupo, algo que confirman también las proveedoras consultadas, que se preguntan por qué esta situación se da menos, por ejemplo, en la planta satélite de Mangualde, en Portugal, que también fabrica las furgonetas.

De hecho, desde la industria creen que no es algo que tenga que ver únicamente con evitar una posible multa por exceder los gramos de CO2 por kilómetro recorrido bajo la WLTP, el nuevo ciclo de homologación en la materia. Es decir, no solo se apuesta por los modelos más verdes, híbridos o electrificados. “Han visto que sale mejor emplear los semiconductores en vehículos más caros que las furgonetas, con mayores márgenes, por eso otras plantas en Francia no paran”, indica uno de los responsables del sector afectados. De hecho, aquellos que trabajan para otras fábricas (de Renault o Mercedes, por ejemplo) capean mejor el temporal “porque allí los paros son mucho menores”.

“Lo cierto es que es algo que no entendemos”, apunta otro de los consultados, que pone el foco sobre uno de los problemas que ahora tendrán si finalmente la producción remonta el vuelo. “Ahora casi todos nos hemos tenido que ir al ERTE y la reforma laboral tampoco ha ayudado, porque cuando esta situación repunte no vamos a poder contratar. Nos veremos en una situación compleja, hemos perdido flexibilidad”, explica.

Argentina anuncia inversiones de la multinacional en el país

Desde que Stellantis nació de forma oficial a principios del pasado año, sus planes han pasado principalmente por la electrificación de su gama, sus factorías y la creación de gigafactorías de baterías a través de la joint venture ACC. Desde entonces, el grupo concretó de forma pública 14.500 millones de euros en al menos siete países diferentes, repartiendo nuevos modelos, inversión en la reforma de las factorías para acoger las nuevas plataformas y la implantación de cuatro fábricas de baterías. Argentina, donde tiene dos factorías, no será una excepción. El presidente del país, Alberto Fernández, anunció a través de su cuenta oficial de Twitter que el gigante de la automoción tiene planes para crecer en el país, donde este año cuenta con fabricar 160.000 vehículos. “Stellantis, uno de los principales fabricantes de autos, anunció en París que invertirá en Argentina para desarrollar un enorme plan de crecimiento que garantice una mayor integración nacional en la producción, exportar a nuevos mercados y generar nuevos empleos”, anunció Fernández en la publicación, en la que no concretó las cifras, pero sí trascendió que se prevén 100 nuevos puestos de trabajo en la cadena de proveedores. Stellantis tiene una planta en Córdoba (fabrica el Fiat Cronos) y otra en El Palomar (produce, entre otros, el Peugeot 208).

Compartir el artículo

stats