Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Danone acepta buscar un comprador solvente para la fábrica de Asturias

La compañía ofrece prejubilaciones, traslados e indemnizaciones | El comité pide que el posible inversor dé prioridad a los despedidos para formar la nueva plantilla.

Exterior de la fábrica de Danone en Salas. / MIKI LOPEZ

Danone se ha comprometido esta mañana a intentar la venta de la fábrica de Salas (Asturias) a un inversor solvente que garantice la viabilidad de la factoría, según informaron los integrantes del comité laboral a la salida de la reunión. El inversor no necesariamente tendría que ser del sector lácteo, explicó el secretario y portavoz del comité, Juan Carlos García.

Danone ofrece a su vez prejubilaciones, traslados de personal a otras fábricas en España y negociará con el eventual comprador que pueda surgir para que los despedidos tengan prioridad para ser recolocados en la factoría en la nueva etapa.

La dirección de la multinacional francesa de alimentación planteó el lunes, unos días después de comunicar su intención de cerrar su planta de Salas, un expediente de regulación de empleo (ERE) para el despido de la totalidad de la plantilla (79 trabajadores) antes de fin de año, alegando causas productivas.

La producción de Salas será asumida por la factoría que Danone tiene en Pays de Bray (Francia), desde donde se seguirá suministrando al mercado español.

“Si han dicho que se marchan, se marcharán”

La representación laboral de los trabajadores de la factoría de Danone en Salas consideró ayer “irreversible” la marcha de la multinacional y reclamó que “no se pierda el tiempo en disuadirla” y que se concentren todos los esfuerzos en la “búsqueda de compradores” que garanticen la continuidad de la actividad industrial en la factoría. Esta apreciación del comité laboral se produjo tras la segunda reunión negociadora en Oviedo con directivos de la compañía y en la que se analizó el informe elaborado por Danone para justificar el cierre. “Si han dicho que se marchan, se marcharán”, dijo el portavoz de los trabajadores. 

Por su parte el Ayuntamiento de Salas, el Principado y el Ministerio de Industria están empujando en la misma dirección: encontrar una alternativa al cierre de la fábrica de Danone en Salas, con el objetivo de salvaguardar el empleo y la actividad industrial. Las reuniones se están celebrando de manera paralela en Oviedo y Madrid. Ayer, en la sede de la Consejería de Industria, los directores generales de Industria, Empleo y Desarrollo Rural y el alcalde de Salas se vieron con representantes de la multinacional. El Principado lanzó el mensaje que llevan defendiendo desde que se supo la salida de la empresa láctea de Asturias, que plantea un expediente de regulación de empleo (ERE) para sus 79 empleados y pretende llevar su producción a Francia: “La única opción es el mantenimiento de la actividad y los empleos”.

En la reunión se plantearon las posturas de las partes. Las administraciones asturianas manifiestan su “respeto” por las decisiones empresariales, pero demandan un acuerdo para mantener la actividad en la planta. La compañía, por su parte, declara su intención de clausurar sus instalaciones a finales de año, aunque, según el director general de Industria, Juan Carlos Aguilera, la multinacional se ha mostrado “receptiva” a la negociación de otras posibilidades.

La delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa, aportó otra clave de las negociaciones: el Ministerio de Industria también están trabajando por encontrar una alternativa al cierre de la fábrica. Losa destacó que “desde el minuto cero” el Ministerio se puso en contacto con la empresa y “está teniendo reuniones muy prolongadas y profundas, encaminadas a que esta situación tenga solución”. Losa no quiso entrar en detalles de la operación que estaría negociando el Gobierno central. “Hay contactos, es una práctica que hacen siempre el Ministerio de Industria y el Principado, pero más no puedo concretar”, señaló.

Compartir el artículo

stats