Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sentencia

La Audiencia Nacional absuelve otra vez a la antigua cúpula de Sa Nostra

El tribunal insiste en su segunda sentencia en que no hay prueba de Pere Batle y Pau Dols se lucraran con la fallida operación de Son Bordoy

Pau Dols.

La antigua cúpula de Sa Nostra ha vuelto a ser absuelta por la fallida operación inmobiliaria de Son Bordoy. La Audiencia Nacional, en su segunda sentencia sobre el caso, exculpa a los ex directores generales de la entidad Pere Batle y Pau Dols y el antiguo subdirector Rafel Oliver al entender que no hay prueba ninguna de que actuaran "en beneficio propio o de un tercero" en los negocios con el empresario Martín Gual, ya fallecido. También señala que es discutible que el perjuicio económico causado a la antigua caja de ahorros fuese consecuencia de su actuación, y apunta a la crisis económica de 2008 y la tardanza en la aprobación administrativa para ejecutar el proyecto como otras posibles causas.

La Audiencia Nacional ya absolvió a los acusados, que se enfrentaban a peticiones de cuatro años de cárcel cada uno, el pasado mes de julio. Pero la Abogacía del Estado -que actuaba en nombre del FROB- y la Fiscalía recurrieron la decisión al entender que no se habían valorado adecuadamente las pruebas, especialmente las periciales. La Sala de Apelaciones les dio la razón y ordenó al tribunal dictar un nuevo fallo.

La sala de lo penal de la Audiencia Nacional dio a conocer este domingo su segunda sentencia de este procedimiento judicial. Y no se ha movido un ápice de sus conclusiones. Los magistrados concluyen que no hay ninguna evidencia de que los acusados cometieran delitos de apropiación indebida y administración desleal porque "en absoluto ha resultado acreditado que tuvieran la dolosa intención de actuar en beneficio propio o de un tercero". En este sentido, la sentencia cita precisamente las declaraciones de los peritos de la acusación, que no apreciaron ningún indicio de enriquecimiento.

También señala la sala que es "discutible que el perjuicio económico indudablemente causado a Sa Nostra" por esta operación inmobiliaria fallida sea atribuible a la actuación de los directivos acusados. La Audiencia Nacional apunta, entre otras, a la crisis mundial que comenzó en 2008 y a los retrasos en obtener la aprobación administrativa para ejecutar el proyecto como posibles causas.

No ocultaron información

La sala de lo penal de la Audiencia Nacional señala también que de acuerdo con la prueba practicada el resto de directivos de Sa Nostra no acusados en el procedimiento tenían un "conocimiento puntual" de las operaciones financieras investigadas. "En absoluto consta ocultación de información", sentencia el tribunal.

A juicio de los magistrados, el origen del caso fue el deseo de los acusados de "paliar el problema suscitado por la situación de insolvencia de facto de grupos mercantiles que tenían contratada una importante financiación" con Sa Nostra.

El fallo, que exculpa también al empresario Francisco Javier Collado, todavía no es firme. La sentencia puede ser recurrida de nuevo ante la sala de apelaciones de la Audiencia Nacional en un plazo de diez días.

Compartir el artículo

stats