Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Greenalia acelera su expansión en EE UU para compensar la lentitud de tramitación en Galicia

El grupo inicia las obras de una planta solar de 695 MW y pide permiso para otra de 530 en Texas | Ganó 12 millones en 2021

Aerogenerador de uno de los parques eólicos de Greenalia. | // CEDIDA

“Esta será la primera ocasión en que me dirija a ustedes como presidente de Greenalia”, escribe José María Castellano en la carta que abre el informe de resultados de 2021 del grupo energético. El que fue la mano derecha de Amancio Ortega en Inditex y máximo responsable de Novagalicia Banco regresa a primera línea tras “haber participado en la transformación de sectores como el textil, las comunicaciones o la banca”, desafíos “de una magnitud enorme”. “En esta ocasión el reto no es menor –admite–. Formar parte de la transición energética y la descarbonización de la economía representa, si cabe, el principal reto al que se enfrenta la sociedad y el mundo empresarial en la actualidad”.

Tanto él como el consejero delegado, Manuel García, destacan “el hito histórico” del salto a EE UU. Tras la compra de una sociedad de producción renovable, la filial de Greenalia en el país inició en Texas las obras de un parque fotovoltaico de 695 megavatios (MW) y 170 MW adicionales en almacenamiento. Funcionará a principios de 2024 y la facturación prevista supera los 40 millones de dólares, unos 36,7 millones de euros, según detalló ayer la compañía en el balance remitido al BME Growth, donde se incluye ya el arranque de otro proyecto inédito de generación solar de 530 MW en el mismo estado.

Mayor "estabilidad"

“La apuesta de la administración estadounidense por las energías renovables ha abierto un panorama muy atractivo para el sector que debemos aprovechar”, justifica García. El presidente insiste además en las ventajas de la internacionalización para “diversificar el factor riesgo al estar en dos continentes” y conseguir “una mayor estabilidad y seguridad para dar cumplimiento a los objetivos previstos en nuestro plan estratégico”, ante la ralentización de los trámites del resto de su cartera, fundamentalmente los parques eólicos que quiere levantar en Galicia.

Entre eso y el estallido de la pandemia, Greenalia se vio obligada a abrir un paréntesis en su meteórica trayectoria y lanzó el Plan COVID Resilience. Se superaron los nuevos objetivos marcados y también los recogidos en el plan estratégico de salida a Bolsa en 2017, gracias al buen comportamiento “de los activos en una situación altamente volátil y compleja”, señala Antonio Fernández-Montells, director financiero. “Nuestro modelo –remarca– ha mostrado su resiliencia y capacidad para avanzar”.

Los nuevos proyectos

El parque eólico de Ourol alimenta la cuenta de resultados desde mayo y en septiembre entraron los de Alto da Croa, Alto da Croa II y Monte Tourado. La facturación del grupo gallego creció un 78%, hasta los 76,5 millones de euros; un 251% el ebitda, que alcanzó los 38,7 millones; y el resultado dejó atrás los números rojos de 2020 (575.000 euros) y arrojó un beneficio de algo más de 12 millones.

El pipeline de Greenalia asciende ahora mismo a 4.617 MW. Hay 125 MW en funcionamiento (cinco parques eólicos y la planta de biomasa de Curtis); 974 MW están en construcción (tres de eólica, además del complejo solar en EE UU); 2.529 se mantienen en fase grid access (50% de posibilidades de obtener acuerdo de terrenos y 90% de lograr punto de conexión a la red eléctrica); y 989 aún en los primeros pasos, incluidos los cinco parques de eólica marina diseñados frente a la costa de Gran Canaria.

La cartera de proyectos del grupo

125 MW en operación en la actualidad

Son cinco parques eólicos, todos ubicados en Galicia, de los que cuatro se encendieron en 2021. Se suman a la planta de biomasa de Curtis.

Casi 1.000 MW en construcción

Hay tres parques eólicos en obras. En EE UU empezaron también los trabajos de la planta fotovoltaica y almacenamiento.

Otros 3.500 en fases más tempranas

Hay 44 proyectos de eólica y 15 de fotovoltaica con avances para terrenos y conexión. En inicio hay 989, incluida eólica offshore.

Acuerdo con la banca tras el revés en Curtis


Greenalia nació hace más de 20 años como empresa del sector forestal hasta que justo antes del inicio de la pandemia abrió la planta de biomasa de Curtis. Fue el punto de inflexión en su transformación hacia una energética multitecnológica. Tenía un acuerdo con Acciona para el mantenimiento y operación de la central, pero los supuestos incumplimientos del contrato llevaron a Greenalia a romper la relación y encargarle la tarea a otra compañía, Ingeteam. El cambio desembocó en la resolución anticipada también del pacto de financiación de 125 millones de euros con un grupo de entidades lideradas por el Santander. Automáticamente, la deuda pasó a ser clasificada como “potencialmente exigible a corto plazo” y el fondo de maniobra cerró en negativo a 31 de diciembre, cuando Greenalia estaba todavía en negociación con los bancos para renovar el acuerdo. Algo, según fuentes de la compañía, que se acaba de conseguir.

Compartir el artículo

stats