Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La flota vuelve a faenar tras la promesa de ayudas al gasoil

Pesca adelantará las partidas del Fempa acordadas por la CE | Se estudia la exención de tasas portuarias y de cuotas de la Seguridad Social

Así fue la concentración de marineros y patrones en Arcade

Así fue la concentración de marineros y patrones en Arcade Gustavo Santos

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Así fue la concentración de marineros y patrones en Arcade Adrián Amoedo

Cumplido un mes desde el inicio de la guerra en Ucrania y, por lo tanto, desde que comenzó la escalada de los precios de los combustibles, el sector pesquero español sigue sin saber cómo el Gobierno va a paliar el impacto del encarecimiento de los costes de explotación de los barcos, que en algunos casos superan el 50%. En una jornada en la que el gasóleo se pagaba a 1,086 en el puerto de Vigo, durante la tercera jornada de paro de la flota y con los pescadores de bajura de Pontevedra concentrados en Arcade (Soutomaior), el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, trasladó a los representantes del sector en España que se tomarán medidas el próximo martes. El valenciano avanzó que se incluirán en el Real Decreto que se aprobará ese día en el Consejo de Ministros, aunque no ofreció más detalles. “Falta mucha concreción”, criticó el secretario general de la patronal Cepesca, Javier Garat, que acudió al encuentro con el presidente de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores (FNCP), el gallego Basilio Otero. Tras las explicaciones de Planas, las cofradías decidieron levantar el paro iniciado el lunes, al menos hasta el martes de la semana próxima.

En la rueda de prensa posterior al encuentro en Madrid, Planas reconoció el “riesgo” para los barcos de pesca por el precio del gasoil y que hacen falta que “se habiliten las medidas necesarias para retornar a la rentabilidad”. Un problema en el que sumó al sector acuícola, cuya patronal Apromar también estuvo presente en la reunión.

El ministro desgranó las tres vías en las que trabaja España para intentar aliviar la presión que sufre el sector. La primera de ellas es la ya conocida y anunciada por Bruselas referente a la aplicación del artículo 26 del Fondo europeo Marítimo, de Pesca y de Acuicultura (Fempa). “Logramos un apoyo mayoritario”, recordó el ministro, que abogó por “activar y reducir los plazos para percibir estas ayudas”, incluyendo un adelanto de las partidas “con carácter parcial”.

La segunda vía es la que tiene que ver con la “posibles ayudas de España” para paliar “los costes derivados del incremento del gasoil”. “He anunciado a Cepesca y a la FNCP que el Gobierno, en la norma que aprobará el martes, incluirá un apoyo para limitar el alcance de esos incrementos de precios sobre la cuenta de explotación”, se limitó a indicar el valenciano.

En su intervención posterior, Garat insistió en copiar la estrategia de Francia, que decidió bonificar con ayudas de 35 céntimos el litro del gasóleo para su flota. “Hay un elemento que desconocemos los detalles”, comentó el responsable de Cepesca, “va a ser clave y puede ser una medida a corto plazo que puede tener o no un impacto”. Planas se comprometió a reunirse con el sector la semana que viene para explicar las medidas adoptadas. Por ello, en ese momento ni Garat ni Basilio Otero podían certificar si la flota aceptaría la palabra de Planas y levantaría el amarre.

La concentración en Arcade. GUSTAVO SANTOS

Tras reunirse con sus respectivos asociados, las cofradías decidieron a última hora levantar el paro que se inició el lunes de cara a dar un voto de confianza al Gobierno.

En estudio

La tercera vía que estudia el Gobierno tiene que ver con otras medidas como la exención de las tasas portuarias (en estudio) o la exoneración cuotas de la Seguridad Social, que según el ministro “se está contemplando” y trabajando de forma interna. A mayores, Planas avanzó la intención de lanzar una línea ICO-Saeca para “financiar los avales correspondientes y créditos que puedan reforzar la liquidez” del sector.

Bruselas eleva solo 5.000 euros los apoyos de “mínimis” para la pesca y fija hasta 400.000 los de otros sectores

La Comisión Europea anunció ayer la aprobación de un nuevo marco temporal de ayudas públicas que permitirá a los Estados miembros conceder hasta 400.000 euros a empresas afectadas por la guerra en Ucrania y compensar parcialmente el incremento de los precios de la energía. Sin embargo, el límite se reduce en el caso de las firmas de agricultura, pesca y acuicultura, para las que estas subvenciones directas solo podrán ser de hasta 35.000 euros por firma, lo que supone que para el sector pesquero las ayudas de mínimis se incrementan en solo 5.000 euros respecto a las originales (de 30.000).

De esta forma, Bruselas ha creado un marco temporal a imagen del que ya puso en marcha para apoyar al tejido productivo durante la crisis de la pandemia de coronavirus y el objetivo es utilizar la “flexibilidad” prevista en la legislación comunitaria para que los países puedan desplegar ayudas públicas que no están permitidas en circunstancias normales.

De igual forma, el marco permite compensar parcialmente a las empresas por los elevados precios de la energía, especialmente a aquellas compañías que consumen mucha energía. La ayuda por empresa no podrá superar el 30% de los costes subvencionables, hasta un máximo de dos millones de euros, aunque podrá estar justificada una ayuda adicional para garantizar la continuidad cuando una sociedad incurra en pérdidas.

Así, los Estados miembros podrán conceder ayudas de hasta 25 millones de euros para los grandes consumidores de energía y de hasta 50 millones para las empresas de sectores concretos (aluminio y otros metales, fibras de vidrio, pasta, fertilizantes o hidrógeno y numerosos productos químicos básicos).

“Debemos mitigar el impacto económico de esta guerra y apoyar a las empresas y sectores gravemente afectados, y hemos de hacerlo de manera coordinada”, explicó la vicepresidenta ejecutiva Margrethe Vestager, responsable de la política de competencia.

Compartir el artículo

stats