Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El impacto de la guerra en los sectores económicos de España

El panel de previsiones que elabora Funcas con una veintena de servicios de estudios sitúa ya en el 4,8% el alza del PIB para este año, ocho décimas menos que en la estimación anterior

El impacto de la guerra en los sectores económicos de España. EFE

Falta de componentes para el automóvil, escasez de fertilizantes en el campo... Los efectos de la guerra en Ucrania se ceban en todos los sectores. Difícilmente la economía española alcanzará el 7% previsto por el Gobierno para este año. El panel de previsiones que elabora Funcas con una veintena de servicios de estudios sitúa ya en el 4,8% el alza del PIB para este año, ocho décimas menos que en la estimación anterior. La tendencia es a la desaceleración, con una inflación que, por contra, no para de escalar hasta el nivel de hace más de tres décadas (7,6% en febrero).

Eso ya ha echado a la calle a transportistas y también a los agricultores y ganaderos, asfixiados por el incremento de costes. Luz, gas y combustibles disparados se unen a parones en la producción y falta de componentes, lo que ya ha llevado al Gobierno a preparar un fondo para los nuevos erte previstos en la reforma laboral.

Este reportaje, en el que han participado 16 diarios de Prensa Ibérica, aborda las consecuencias de la guerra.

1. Manufacturas

AUTOMOCIÓN

Por Xavier Pérez

(El Periódico)

La guerra de Ucrania ha sacado a la luz que cada coche lleva entre 2,5 y 5 kilómetros de cableado. Ucrania es uno de los principales proveedores de mazos de cable para la industria del automóvil y la paralización de la producción en el país ha supuesto un nuevo desabastecimiento de componentes y materiales en el sector. Cada automóvil lleva un cableado específico y sin esos cables no se pueden fabricar.

El bajo coste laboral, una mano de obra cualificada y la proximidad a las principales plantas europeas hizo que el oeste de Ucrania se convirtiera en el epicentro de la producción de cables.

Pero el impacto también está en la producción de los gases raros suministrados por Ucrania, como el neón, el criptón, el argón y el xenón. estos son necesarios para la fabricación de de las celdas de las baterías de los coches eléctricos. Ucrania produce casi el 70% del gas neón del mundo. La rotura de las cadenas de suministro ha hecho que las compañías europeas estén buscando proveedores alternativos en otras plantas.

Todos los fabricantes con planta en España han confirmado que el impacto es evidente, pero que están monitorizando la situación para evaluar el impacto real y tratar de minimizarlo. Desde el Grupo Volkswagen se plantean incluso desviar producción de vehículos fuera de Europa, tanto a sus plantas de China como de Estados Unidos.

La guerra ha reducido la llegada de cable y de gases necesarios para fabricar las celdas de las baterías de los coches eléctricos

decoration

La guerra en Ucrania ha roto ese equilibrio y las pérdidas en la línea de largos se han hecho inasumibles. 

Fuentes de la multinacional señalan que las paradas se producen por tres factores vinculados a la invasión: por la escalada del precio de la electricidad, por el encarecimiento de materias primas -principalmente del carbón, que se utiliza para alimentar los hornos altos y su precio se ha disparado en paralelo al del gas- y por la reducción de la cartera de pedidos por la incertidumbre que genera el conflicto bélico. 

Una tríada de factores derivados de la guerra ha disparado las pérdidas en las plantas que fabrican alambrón y carriles de las líneas de tren

decoration

TEXTIL, CALZADO Y JUGUETES

Por Miguel Vilaplana

(Información)

La invasión de Ucrania ha truncado las expectativas de sectores vinculados al consumo. Así lo reconoce la presidenta de la Federación de Industrias del Calzado Español, Marián Cano. "El aumento del coste de la energía y de la cesta de la compra hará que la gente renuncie a productos que no sean de primera necesidad", lamenta. Rafael Bernabeu, director general de la empresa J'Hayber, con sede en Elche, comparte esta visión, y destaca que la guerra ya retrae pedidos de un sector que antes del conflicto exportaba productos a Rusia y Ucrania por 45 millones de euros anuales. 

Algo similar ocurre en el textil, otro de los sectores cuya compra, en tiempos de crisis, es considerada prescindible por muchas familias. El vicepresidente del Consejo Intertextil Español, Pepe Serna, señala que ya se están planteando Expedientes de Regulación Temporal de Empleo en un sector con 128.000 trabajadores. 

El juguete, cuyas exportaciones a la zona apenas llegan a los ocho millones de euros, vive el inicio de la guerra coincidiendo con su época de menor actividad, con lo que sufre menos el alza de los costes energéticos. Aún así, la presidenta nacional de los fabricantes, Marta Salmón, a su vez directora de Cefa Toys, alerta de los desorbitados encarecimientos de materiales y transporte, lo que lleva a las empresas a relocalizar producción para disminuir el impacto. 

Los productos que no son de primera necesidad notan cómo el usuario renuncia a ellos cuando sube la cesta de la compra

decoration

INDUSTRIA AZULEJERA

Por Bartomeu Roig

('El Periódico Mediterráneo')

La industria cerámica española, que concentra su actividad en la provincia de Castellón, sufre por el gas natural, su principal fuente energética. Hace un año, el precio medio rondaba los 19 euros por megavatio hora, mientras que estos días ronda los 120.

Desde la patronal que agrupa a los fabricantes de baldosas cerámicas, Ascer, advierten de que la situación es crítica. "El futuro del sector está en entredicho", opina su presidente, Vicente Nomdedeu. Más de una decena de empresas han presentado un erte, con unos 2.400 trabajadores incluidos. El 15% de la plantilla del sector, cifrada en unas 16.000 personas, está afectado.

Las industrias reclaman medidas de alivio, como la disminución de impuestos, la supresión de los cánones de acceso o la creación del estatuto del consumidor industrial gas intensivo. Incluso ayudas directas.

 A todo esto se suman las materias primas. La arcilla blanca que emplea el azulejo de Castellón viene en un 70% de Ucrania. Los empresarios ya hicieron un acopio de materiales, pero las reservas se agotarán en varios meses y no se esperan nuevos envíos.

El precio del gas natural se ha disparado; el 70% de la arcilla blanca procede de Ucrania... Una decena de empresas han presentado un erte

decoration

SERVICIOS

TURISMO

Por José Miguel L. Romero

(Diario de Ibiza)

Myriam B. Moneo

(Diario de Mallorca)

M. Á. Montero

(La Provincia)

Laura Teixidor

(Diari de Girona)

Iba todo tan bien, había un "flujo de reservas tan animado"... Y entonces Vladimir Putin invadió Ucrania. La presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de las Pitiüses, Ana Gordillo, habla del periodo prebélico como de una arcadia: la incertidumbre de la pandemia se disipaba y todo hacía presagiar una temporada "de recuperación”. Ahora, las reservas se han ralentizado. "Los turistas prefieren ver cómo evoluciona la guerra antes que comprar".  

José María Ramón, CEO del motor de reservas Neobookings, indica que las reservas de británicos (principal mercado de Ibiza), caen en lo que va de marzo un 33% respecto al mismo mes de 2021. En el caso de Mallorca, donde se prevé que en abril esté abierta el 84% de la planta hotelera, preocupan las reservas de los mercados emisores del norte de Europa, los más afectados por su cercanía al conflicto: Finlandia, Suecia y Polonia. Canarias, en cambio, vive pendiente de los alemanes y teme que la economía de la locomotora europea sufra por su dependencia del gas ruso. 

Alicia Reina, presidenta Asociación Española de Directores de Hotel (AEDH), alerta de que subirán los precios por la inflación: "Se va a agudizar -señala-. Ese incremento (en mercaderías, en salarios, en combustible, en energía...) se trasladará al sector vacacional y al cliente".

El turista espera con cautela la evolución de la guerra de Ucrania, que ha ralentizado las reservas y subido los precios

decoration

COMERCIO

Por Enrique Carballo

(La Opinión de A Coruña)

La guerra ha impactado al comercio español, desde los pequeños autónomos a uno de los principales grupos, Inditex, que suspendió actividades en Ucrania al inicio de la invasión y en Rusia, donde posee 502 tiendas. Su consejero delegado, Óscar García Maceiras, prefiere no "conjeturar" acerca del impacto de la guerra, pero desvela que Rusia suponía el 8,5% del resultado de explotación. Del crecimiento del 33% de las ventas entre el 1 de febrero y el 13 de marzo de este año, en comparación con 2021, cinco puntos venían de Rusia. 

Ya en el mercado nacional, la guerra afectará a los consumidores, según la cadena de supermercados Vegalsa-Eroski, con más de 260 tiendas. Aunque "en el corto plazo” no prevén faltas de productos, fuentes de la compañía indican que afectará a sus proveedores y "puede causar algún problema indirecto". Aunque las mismas fuentes indican que hacer acopio de productos de alimentación es "innecesario y desproporcionado", ya se están viendo las "subidas de costos" y pasarán “unos meses” antes de que vuelvan a la normalidad.

Si la guerra ha golpeado a las grandes empresas, no ha dejado en mejor situación a los pequeños comerciantes, ya afectados por la pandemia y la inflación. El presidente de la Federación Gallega de Comercio, José María Seijas, no recuerda una crisis “tan larga. Si Putin no cede, lo vamos a pasar aún peor”. 

Hacer acopio de alimentos es "desproporcionado e innecesario", pero pasarán meses con "subidas de costos"

decoration

TRANSPORTE

Por Agustí Sala

(El Periódico)

La invasión de Ucrania, el alza de la inflación y el encarecimiento de los carburantes han agravado la situación de un sector, el transporte de mercancías, que arrastra problemas estructurales desde hace años. Ahora, con la gasolina y el gasóleo en máximos históricos -tras dispararse en a mediados de marzo a un 9,9 % y un 15 %-, parte de las pequeñas y medianas empresas se han movilizado en masa, con un paro indefinido convocado por la Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte de Mercancías por Carretera Nacional e Internacional sin el apoyo de los sindicatos ni de las patronales.

Por primera vez, los efectos están llegando a los consumidores, con falta de suministros sobre todo de productos frescos procedentes de Andalucía y de Galicia.

El Gobierno, pese a que no quiere sentarse a negociar con los convocantes del paro, prepara un paquete de medidas fiscales para aliviar la situación del sector que se anunciará el próximo día 29.

El encarecimiento de los carburantes afecta de lleno a un sector que arrastra problemas estructurales desde hace años

decoration

FINANZAS

David Page

(El Periódico de España)

Pablo Allendesalazar

(El Periódico)

La Unión Europea, EEUU, Reino Unido y otras potencias han lanzado una batería de medidas para aislar a Rusia del sistema financiero internacional y ahogar su economía. Una estrategia que puede tener un impacto de vuelta sobre las entidades financieras internacionales con presencia en el país, pero que en el caso de los bancos españoles es poco preocupante.

La exposición de la banca española al mercado ruso es muy reducida. Acumula créditos concedidos a ciudadanos o sociedades rusas por 812 millones de dólares (unos 740 millones de euros) al cierre del pasado septiembre. Una exposición, además, que en los últimos años ha ido reduciéndose de manera progresiva, desde los algo más de 3.500 millones de 2009.

La mayoría de esos créditos corresponden a hipotecas concedidas a ciudadanos rusos para comprar viviendas en España, un importe insignificante para el total de casi 515.000 millones en préstamos hipotecarios de las entidades nacionales.

Pero existen otros riesgos por el impacto indirecto que pueden sufrir los bancos españoles vinculado al parón económico global y a las presiones inflacionistas que puede provocar la invasión rusa sobre Ucrania.

La exposición de la banca española al mercado ruso es menor; el riesgo lo aportan el parón global y la inflación

decoration

AGROALIMENTARIO

Por José Luis Zaragozá

(Levante-EMV)

Rusia y Ucrania juegan un papel fundamental en la producción y el suministro de alimentos en todo el mundo. Ambos países proporcionan el 52% del mercado mundial de exportación de aceite de girasol, el 19% del suministro mundial de cebada, el 14% del trigo y el 4% del maíz. El conflicto ha encarecido los alimentos, que ya estaban en máximos históricos en febrero de 2022 por la alta demanda, los costes del transporte y las interrupciones en los puertos.  

En busca de soluciones, el director general de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), Mauricio García de Quevedo, apuesta por sustituir la importación de productos de Ucrania por similares de América o Sudáfrica.  

Otro negocio especialmente afectado es el de los dulces. "El mayor problema es el desabastecimiento de aceite de girasol porque el 70% que se utiliza procede de Ucrania", asegura el secretario general de Produlce, Rubén Moreno. Y advierte de que la situación es muy grave ya que los actuales niveles de stock "no llegarán más allá de dos o tres semanas". Los panaderos alertan de que no habrá aceite de girasol para las torrijas y otros dulces de Semana Santa.

¿Habrá problemas entonces de desabastecimiento en los ‘súper’? Pues a tenor de lo comentado estos días por el ministro Luis Planas y por el presidente de Mercadona, Juan Roig, no. Veremos.

La escasez del aceite de girasol enciende las alertas hasta en la producción de torrijas y otros dulces de Semana Santa

decoration

GANADERÍA

Por Irene Barahona

(La Opinión de Zamora)

Jorge Herás

(El Periódico de Aragón)

El aumento de costes de producción por la guerra asesta un golpe más al sector primario, que entre tractoradas multitudinarias y protestas, ve como cada día más profesionales agrarios abandonan el oficio en zonas como Castilla y León. Miles de ganaderos son incapaces de hacer frente al aumento de costes de la alimentación de los animales. El lechón y el porcino cotizan muy por debajo de los precios de hace un año, pero su producción se ha encarecido en un 80%.  

Una situación cuya consecuencia final es el cierre de explotaciones. En Zamora el último en abandonar ha sido un ganadero de 27 años de Bermillo de Sayago, comido por las deudas. La pirámide de población del sector se desmorona ante la falta de relevo generacional, que, en caso de llegar, no resiste las condiciones. 

Con la desaparición de la ganadería de los pueblos de Castilla y León también se va la poca población que queda. Y es que este es el único oficio capaz de fijar población en la región más vacía de la Unión Europea, con densidades por debajo de los seis habitantes por kilómetro cuadrado en zonas como el oeste de Zamora, conocida como La Raya, donde ya casi no quedan ni agricultores ni ganaderos. 

Las dificultades de la ganadería también se viven en Aragón, que es el segundo mayor productor nacional del alimento para animales y tiene la mayor cabaña de cerdos del país, con casi 10 millones de cabezas. "Estamos muy inquietos y tratando de buscar alternativas para que no haya desabastecimiento", asegura Manuel Esteve, presidente de la Asociación de Criadores de Porcino de Teruel (Acriporte). 

Algunas carnes cotizan mucho menos que antaño, pero producirlas cuesta más. La España vaciada sigue sufriendo la huida de ganaderos

decoration

PESCA, CONSERVA Y PIENSOS

Por Lara Graña

(Faro de Vigo)

El puerto de Vigo alberga hoy a menos de una veintena de pesqueros, que después de faenar descargan en ciudades como Castletownbere o Killybegs, y envían su mercancía por camión. El trayecto por mar quita cuatro o cinco días de pesca, y sale rentable pagar el transporte. Por eso, a excepción de la relativa atonía de los lunes -la flota de proximidad no opera en fin de semana-, la plataforma logística del puerto vigués tiene una actividad taquicárdica de martes a viernes, aunque no haya barcos descargando. 

La escalada inflacionista ha roto esa efervescencia. El litro de gasóleo pesquero cerró 2021 con un precio medio de 0,44 euros, y ha cerrado esta semana por encima de los 1,15. No es sostenible. "En cuanto rematemos esta marea no vamos a repostar, vamos a esperar a que esto mejore un poco", constata un armador con flota en el Atlántico Suroriental.

El parte de daños se extiende a la conserva, que factura en España -principalmente en Galicia- más de 3.000 millones de euros al año. De las 100.000 toneladas de aceite de girasol importadas para la industria alimentaria con base de proteína marina, el pescado y marisco enlatados consumen hasta el 60%. Casi todo viene de Ucrania. 

La solución inmediata no existe; la paliativa, para la industria, pasa por anular de forma transitoria parte de la recaudación fiscal de los hidrocarburos, o por subvenciones. 

Más de la mitad del aceite de girasol importado -la mayoría de Ucrania- para la industria alimentaria se destina para enlatados

decoration

ENERGÍA

Por María José Gil

(La Opinión de Murcia)

A pesar de que la dependencia de España del petróleo y del gas ruso es menor que la del conjunto de la Unión Europea y que el abastecimiento no está amenazado, según Repsol y Enagás, el encarecimiento de los carburantes ha encendido todas las alarmas por el efecto dominó que puede tener. Así ha quedado patente a mediados de marzo con el paro del transporte o con la parada de producción en los sectores industriales más dependientes de la factura energética,

Prácticamente la mitad del gas que llega a España procede de Argelia. El gas llega en estado líquido a bajas temperaturas y tiene que volver a su estado gaseoso para poder ser consumido. Enagas dispone de plantas de regasificación en Cartagena, Barcelona, Huelva, Gijón, Bilbao y Sagunto.

El problema, por tanto, no está en el suministro, sino en los precios que pueden llegar a alcanzar el gas natural licuado y la energía eléctrica a medida que se vayan cumpliendo las sanciones a Rusia y dejen de comprarle los países centroeuropeos a los que abastece. En este contexto, la Unión Europea intenta evitar que el precio del gas siga marcando el contador de la generación eléctrica y llevando el recibo de la luz a máximos históricos. España y varios países tratan de convencer a Bruselas de que es preciso evitar que la inflación se dispare por encima de los límites que permiten mantener el consumo y la paz social.

El problema no está en el suministro, sino en el efecto dominó que se derive de la subida de precios a raíz de las sanciones a Rusia

decoration

Este reportaje se ha publicado en EL PERIÓDICO DE ESPAÑA el 20 de marzo de 2022

Coordinación:

Gemma Martínez

Diseño digital:

Rafa Julve

Ilustraciones:

Ramón Curto

Textos:

Xavier Pérez, Agustí Sala, Pablo Allendesalazar (El Periódico); David Page (El Periódico de España); Miguel Vilaplana (Información); Bartomeu Roig (El Periódico Mediterráneo); José Miguel L. Romero (Diario de Ibiza); Myriam B. Moneo (Diario de Mallorca); Laura Teixidor (Diari de Girona) M. A. Montero (La Provincia); Enrique Carballo (La Opinión de A Coruña); José Luis Zaragozá (Levante-EMV); Irene Barahona (La Opinión de Zamora); Jorge Herás (El Periódico de Aragón); Lara Graña (Faro de Vigo); María José Gil (La Opinión de Murcia).

Compartir el artículo

stats