Los problemas por el paro del transporte se recrudecen en Galicia en la cuarta jornada, en la que se ha comenzado a tirar pescado ante la imposibilidad de poder transportarlo, con pérdidas millonarias en los principales puertos.

Además del anuncio de la industria de no recoger la leche a ganaderos, diferentes sectores ya notan el impacto, la construcción alerta de que no podrá seguir con las obras desde este viernes, hay falta de materiales en la metalurgia y la conserva asegura que se ve obligada a "parar progresivamente" su producción. Por su parte, el riesgo de desabastecimiento se acentúa en varios productos, empresas de agua mineral avisan de ceses de la producción.

Mientras, continúan los piquetes en carreteras como la entrada a Galicia en Pedrafita, así como en O Corgo (Lugo), al igual que puertos como el de A Coruña. La asociación Apetamcor ha convocado este jueves una marcha por Ourense hasta la Subdelegación del Gobierno.

Ante esta situación, el delegado del Gobierno, José Miñones, ha anunciado que se va a "reforzar la presencia policial", de forma que ya "son más de 2.000 agentes" actuando en Galicia y se realizan "400 acompañamientos a diferentes transportista", puesto que las empresas "están solicitando esa ayuda". "No vamos a tolerar que se produzca lo que estamos viendo estos días de coacción a los que sí quieren trabajar", sentencia.

Precisamente, Miñones ha censurado que el paro "minoritario" está "actuando de forma violenta y con coacción". "Hay que lanzar un mensaje de que no se pueden afectar los servicios esenciales como se están afectando ahora mismo", afirma. "Cualquiera tiene derecho a parar, pero no impedir que otros trabajen", deja claro.

En el conjunto de España, el Gobierno ha movilizado a más de 15.000 agentes para "reprimir las actuaciones violentas" que están teniendo lugar en las carreteras durante las movilizaciones convocadas por la Plataforma en Defensa del Sector del Transporte.

"Un grupo de ultras que intenta someter a este país a un chantaje", así se ha referido este jueves la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, a los convocantes del paro indefinido en el sector del transporte que se inició el pasado lunes.

Destrucción de pescado y pérdidas en puertos

El presidente de los armadores de Vigo (ARVI), Javier Touza, ha informado de que este jueves se ha tenido que destruir pescado de "gran valor" procedente de capturas en Irlanda porque "se sabotearon los camiones". Llega el producto a las lonjas, pero "no hay subasta porque están parados los transportistas" al desplazarlos a centros logísticos, lo que "significa la destrucción de producto".

Remarca que esto produce una "aceleración de parada de la flota", especialmente de cerco y Gran Sol en principales puertos, tales como A Coruña, Vigo, Burela y Celeiro. "Es inasumible salir a pescar a un euro el litro", pero ahora se suma la "huelga salvaje del transporte" que está actuando de "manera violenta". Explica que no hay tanto problema a la hora de cargar en puertos, sino a mitad de camino en zonas como Benavente o frontera con Portugal. De hecho, varias empresas estudian presentar querellas criminales.

Ante esta situación, el responsable de ARVI reclama ayudas para la flota, pues ya hay peticiones de desguace para pesqueros de Gran Sol. Exige a administraciones "medidas inmediatas" porque si no, se va a "cronificar" el problema. Cifra en unos 2 millones de euros al día las pérdidas asociada al sector pesquero en Vigo.

El presidente de la lonja de A Coruña, Juan Carlos Corrás, destaca que la actividad está al 10% de lo habitual, lo que es "insostenible", ya que solo se llega al mercado local y a algunos compradores al por menor, "pero se impide sacar el pescado al resto de puertos".

Los piquetes "llevan ahí todos los días" en el puerto coruñés, mientras los transportistas que no secundan la huelga "tampoco se atreven". "Aquí lo que se necesita es que la administración se sienten con los que se tienen que sentar, que son los que están provocando esta paralización que está cogiendo un cariz muy malo", lamenta.

Además, hay "poco comprador" con la huelga, ya que "no se atreven a venir", a la vez que "casi toda la flota está amarrada", por lo que "hay poco pescado", sobre todo de litoral y bajura.

En Vigo, esta madrugada hubo menos gente y menos pescado del habitual, sobre todo en el mercado. En total, se subastaron 100 toneladas, 90 de ellas en Lonja (primera venta) y 10 en el mercado (segunda venta).

Desabastecimientos

Los desabastecimientos que se producen de materias primas en el sector primario, la construcción o el sector de la conserva se extiende a otros productos. Así, la Asociación Galega de Empresas de Envasado de Auga Mineral Natural (Agamin) alerta de "problemas" en ese abastecimiento.

En un comunicado, llaman la atención sobre que las plantas envasadoras "están al límite" de su capacidad de almacenamiento, sin suministro de materias prima y "cerca de suspender su actividad por no poder dar salida a su producción".

Agamin está integrada por seis empresas de agua mineral: Cabreiroá, Augas de Sousa, Fontecelta, Agua Sana, Sanxinés y Aguas de Cospeito. Cuentan con 250 puestos de trabajo directos y 300 indirectos. Esta entidad advierte de que, "ante la gravedad de la situación, podrían verse obligados a poner en marcha procedimientos de ERTE.

El vicepresidente de Tradime --una de las organizaciones que alientan la huelga de transportistas--, José Fernández, se refiere a la posibilidad de "desabastecimiento" de diferentes mercancías. "Por la zona de Lugo tenemos prácticamente la totalidad del sector parado y hay varios puntos con vehículos retenidos, en Vilalba y en Nadela", señala. "La situación está como estos días atrás, desde que se inició el paro el pasado lunes, donde la actividad es nula o prácticamente nula".

El vicepresidente de Tradime ha reconocido "alguna incidencia" aunque "la mayoría de la gente entiende la situación y se detiene cuando son informados por los piquetes". "Paran para evitar males mayores", asegura.

En este escenario, la Unión de Consumidores de Galicia (Ucgal) ha hecho un llamamiento a "una práctica responsable y racional" de los consumidores en sus compras para evitar que se "agraven las situaciones de falta de abastecimiento que ya se están dando en distintos establecimientos". Urge a un acuerdo entre representantes del sector del transporte y las administraciones.

Falta de mercancía en el comercio

Esta problemática comienza a generalizarse a más sectores, tal es el caso del comercio. La Federación Galega de Comercio sostiene que se "está ya sufriendo las consecuencias de la huelga de transportes por carretera al no poder recibir mercancía", lo que "está afectando a sus ventas".

Advierte de que el comercio de proximidad padece falta de "productos y repuestos" para "poder realizar con normalidad su actividad, satisfacer la demanda de sus clientes o responder a los compromisos adquiridos con los mismos". "Si la situación se alarga, las consecuencias pueden ser nefastas para muchos empresarios del comercio gallego", augura la Federación.

Medidas para evitar la "tormenta perfecta"

Por su parte, la patronal gallega CEG ha pedido este jueves medidas urgentes a la Administración, entre ellas exonerar los impuestos de la energía para evitar la "tormenta perfecta" que se cierne sobre la economía de Galicia.

El presidente de la CEG (Confederación de empresarios de Galicia), Juan Manuel Vieites, ha enumerado en una conferencia de prensa los múltiples "desajustes" que sufren varios sectores de la economía gallega, que está ante una "tormenta perfecta" como consecuencia de la invasión militar de Rusia en Ucrania.

En ese sentido, reclamó a los poderes públicos que ante ese "momento excepcional" adopten medidas para paliar sobre todo el "precio desorbitado del combustible" que repercute en el sector del transporte, pero también en la distribución agroalimentaria o la industria.

Vieites, acompañado de dirigentes de patronales del sector de la metalurgia, la pesca de altura y la construcción, lanzó un llamamiento al Gobierno central a una "reducción inmediata de impuestos de los productos energéticos" para evitar que muchas empresas cierren por falta de rentabilidad en la producción.

"No se puede estrangular le economía como se está estrangulando en este momento", advirtió el jefe de la patronal gallega, quien opinó que Galicia debería aplicar un proceso de "reindustrailización" para "no depender tanto de fuera".

La "dependencia del exterior" por parte de las empresas gallegas, españolas y europeas, "me hace reflexionar que debemos de tener una cadena de suministro alternativa siempre", dijo el presidente de la patronal gallega.

Señaló que las empresas deben adoptar "planes de contingencia" y buscar alternativas para el abastecimiento de productos de Ucrania, especialmente cereales y minerales, pero también de la energía de Rusia, sujeta a sanciones comerciales por su agresión militar.

Advirtió de que hay una "inflación galopante" de precios de materias primas que genera una situación "insostenible" para las empresas, al "no poder repercutir esa subida de costes", y eso las lleva a una pérdida de competitividad.

Por ello consideró que las administraciones públicas deberían actuar con urgencia, porque las medidas necesarias para estimular la economía "son para antes de ayer, no para pasado mañana".

Vieites invitó a rebajar la presión fiscal sobre los carburantes, alegando que esa medida la aplican otros países europeos, y abogó por exonerar las cuotas de la seguridad social, aligerar la carga impositiva a las empresas, flexibilizar los créditos empresariales y hasta proceder a una "retirada coyuntural de la tasa de CO2", dijo.