La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra para Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño, afirmó ayer que las medidas que la banca ha puesto en marcha para garantizar que las personas mayores tengan acceso a los servicios financieros “no son suficientes”, por lo que reclamó al sector a poner en marcha un plan de acción que garantice la inclusión financiera de aquellos “que no pueden o no quieren” adaptarse a las nuevas tecnologías.

En declaraciones a Antena 3, Calviño recordó que, desde el primer momento, ha tenido “una gran sensibilidad y una gran atención” por los riesgos que entrañan los cambios estructurales que se están produciendo en el sector financiero, como la digitalización. Si bien España es uno de los países que cuenta con más sucursales bancarias y que tiene “un mejor servicio al cliente”, la digitalización –zanjó– debe garantizar que se protege la inclusión financiera, especialmente en las personas más vulnerables.