Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Feijóo se suma a las críticas de Tavares al Gobierno: “No puedo estar más de acuerdo con él”

Coches listos para su exportación desde la terminal de Bouzas. | MARTA G. BREA

La polémica desatada tras las declaraciones del patrón de Stellantis, Carlos Tavares, sobre la actuación del Gobierno español en materia de automoción y energía, sigue coleando. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se sumó ayer a las críticas al Ejecutivo respaldando las palabras del portugués. “No puedo estar más de acuerdo en todo lo que dijo”, señaló el mandatario, que recordó que “de automoción saben las empresas, no los políticos” y que Tavares “dijo la verdad”. “Es muy sorprendente que desde la política se le diga a un panadero cómo tiene que hacer el pan”, ejemplificó.

La transición de la automoción a la movilidad eléctrica es ya un hecho, con las principales marcas trabajando para renovar sus modelos y con compromisos para la eliminación progresiva de los motores a combustión. Pero ese paso puede dejar huella. Según la Asociación Empresarial de la Movilidad Eléctrica (Aedive), esta nueva realidad supondrá una reducción del empleo en el sector del 8% en 2030 en comparación con las cifras de 2019, lo que supondrá una caída de 29.000 puestos de trabajo en la parte industrial del sector en España.

Los datos, de un estudio realizado por Boston Consulting Group, reflejan los temores que marcó esta misma semana Carlos Tavares. El CEO de Stellantis avisó en una entrevista telemática a cuatro medios europeos que la improvisación en materia energética del Gobierno y las políticas para la expansión del vehículo eléctrico ponen en riesgo “30 años de éxito” del motor español, llegando a decir que nadie les contactó desde Moncloa para la instalación en el país de una planta de baterías. Y así lo entendió también Feijóo. “Lo que dijo Tavares, que ha sido suficientemente explícito, es verdad”, indicó el presidente de la Xunta.

Feijóo durante la rueda de prensa de ayer tras el Consello. Xoán Álvarez

Según criticó el mandatario gallego, la Xunta no comparte “que se imponga desde la política un sistema único con un plazo único y que ponga en cuestión toda la industria de la automoción española”. “No deberíamos jugar con este sector porque es determinante para la mayoría de comunidades autónomas. Para Galicia, sin duda”, recalcó.

"Es difícil de asumir", trasladó Feijóo

decoration

Para Feijóo, la advertencia de Tavares ya la hizo la Xunta “en conversaciones privadas con el Ministerio de Industria”. “Lo que ya es sorprendente es decirle al sector de la automoción, en el momento donde vende menos coches por la crisis de semiconductores, que tiene que hacer la mayor inversión como consecuencia de la electrificación; es difícil de asumir”, censuró el presidente de la Xunta, que se mostró “más de acuerdo con la política de automoción del señor Tavares” que con la del Gobierno.

“Sorpresa”

Antes de la intervención de Feijóo, el secretario general de Industria, Raül Blanco, quiso desmentir las palabras de Carlos Tavares trasladando que el Ministerio sí contacto con el grupo con factoría en Vigo para valorar la posibilidad de instalar una fábrica de baterías en España. Según trasladó a El Mundo, en el Gobierno hubo “sorpresa” por las declaraciones del CEO de Stellantis. “Sí lo hemos pedido”, trasladó Blanco, que reconoció contactos con el responsable en Europa del grupo automovilístico, Máxime Picat. “El diálogo es continuo con Stellantis y todos los grupos del sector”, afirmó Blanco.

Compartir el artículo

stats