Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El motor espera una reacción del Gobierno tras el aviso de Tavares: “Debe tomar nota”

El sector se une al patrón del Stellantis y asegura que hay que adoptar medidas rápidas para ayudar a fabricantes y proveedores ante la revolución que supone el coche eléctrico

Vista panorámica de la terminal Ro-Ro de Bouzas, con miles de coches de Stellantis. / M. G. BREA

Un mensaje alto, claro y sin lugar a equívocos. La automoción gallega espera una “reacción” por parte del Gobierno después de que Carlos Tavares, el consejero delegado del cuarto mayor fabricante de coches del mundo –Stellantis, con tres factorías y más de 15.000 trabajadores directos entre Vigo, Zaragoza y Madrid– haya advertido de que la tardanza del Estado español a la hora de ayudar al sector ante la revolución que supone la electrificación de la cadena de valor del motor puede poner en peligro los “últimos treinta años de éxito” de esta industria. “Tienen que tomar nota”, coincidieron en declaraciones a FARO varios directivos del sector, que pese a todo ven en las palabras de Tavares un halo de esperanza al mostrarse dispuesto a “dialogar” con el Ejecutivo español de, entre otros temas, la posibilidad de abrir una planta de baterías en el país.

Las palabras de Tavares constatan el malestar del mayor grupo industrial del automóvil en España con el actual Gobierno, en el que no ha encontrado –por ahora– respaldo ni interés ante los grandes retos a los que se enfrenta no solo Stellantis, sino todo el sector de las cuatro ruedas, como la electrificación impuesta por la Unión Europea (UE). La transformación a la que se someterá esta industria para fabricar solo vehículos 100% eléctricos a partir de 2035 requiere de un rápido acompañamiento por parte de las administraciones si lo que se pretende es que España siga siendo el segundo fabricante de coches de Europa. Hay que tener en cuenta que solo en Galicia hay más de una veintena de empresas, algunas pymes pero también plantas de multinacionales con sus centros de decisión fuera de la comunidad, que tienen los días contados si en los próximos años no encuentran apoyos para adaptarse a esta realidad (fabricantes de sistemas de escape, depósitos de combustible, cigüeñales, válvulas EGR para la reducción de emisiones...).

La advertencia de Tavares fue rotunda: “En las últimas décadas, España ha buscado y conseguido un fuerte desarrollo industrial, convirtiéndose en el segundo productor de automóviles de Europa, por detrás de Alemania, pero por delante de Italia y Francia. El Estado, las empresas y los sindicatos han conseguido trabajar juntos. La pregunta para España es: ¿Quiere perder este trabajo de los últimos 20 o 30 años? ¿O quiere construir sobre ello? Evidentemente, esto depende mucho de la velocidad y la dinámica que el Gobierno español quiera impulsar. Sin rapidez, corre el riesgo de perder el éxito español de los últimos 20 o 30 años porque las cosas van muy, muy deprisa”.

La descarbonización amenaza a más de una veintena de plantas en Galicia

“El Gobierno tiene que tomar nota”, aseguran desde el sector. Las declaraciones de Tavares se producen además apenas unas semanas antes de que se conozcan las bases detalladas del Perte del automóvil, la palanca para movilizar los fondos europeos cuyo reparto tiene en vilo a las industrias del sector. Desde Galicia, tanto el clúster como la Xunta se mantienen vigilantes para que el Perte se reparta de manera equilibrada, en base a criterios de concurrencia competitiva y no políticos, entre las diferentes regiones españolas, y Stellantis quiere hacer valer su peso como primera industria de la automoción de este país.

La nota positiva de las palabras de Carlos Tavares fue que no cierra la puerta a una planta de baterías en España, aunque reconoce que el Gobierno también se movió tarde en este tema. “Tal vez, pero podemos ver que España no es uno de los estados europeos que se han movido rápidamente. También podemos ver que la proporción de ventas de vehículos eléctricos en España es menor que en otros lugares. Quizás haya más aprensión entre la población. El plan de recuperación europeo está ayudando a España y Stellantis está muy abierto a discutirlo con el Gobierno español. Pero por el momento, el Ejecutivo no se ha puesto en contacto con nosotros ni mucho menos”, lamentó el patrón de Stellantis.

La multinacional invertirá 23.000 millones hasta 2025

Stellantis presentará el 1 de marzo su nuevo plan estratégico a largo plazo, en el que se recogerán los retos y los objetivos de la compañía. El grupo celebra su primer aniversario desde la formación de la nueva empresa, tras el acuerdo alcanzado entre PSA y FCA, un período de tiempo en el que la empresa ha buscado transformar el futuro de la movilidad con soluciones “innovadoras y sostenibles”.

Carlos Tavares señaló que la industria del automóvil ha entrado en una “apasionante nueva era”, impulsada por la creciente presencia en lo digital en el estilo de vida de los clientes. “No es una coincidencia que Stellantis haya nacido precisamente en un momento en el que nuestro mundo necesita un nuevo tipo de espíritu, uno capaz de responder a esta exigencia proporcionando una libertad de movilidad limpia, conectada, asequible y segura para todos”, apuntó.

El consorcio prevé invertir más de 30.000 millones de euros hasta 2025, con el objetivo de ejecutar estrategias de electrificación y software, para apoyar a 14 marcas y dos nuevas enseñas de movilidad, “a medida que la compañía se convierte en una empresa tecnológica de movilidad sostenible, mientras construye un ecosistema sólido e innovador con aliados estratégicos”.

El grupo ofrece 33 vehículos electrificados, con ocho vehículos eléctricos adicionales que se introducirán en los próximos 18 meses. Stellantis también trabajó en su primer año para cerrar alianzas con Automotive Cells Company, Factorial Energy, LG Energy Solution, Samsung SDI o Vulcan Energy.

Compartir el artículo

stats