El presidente del BBVA, Carlos Torres Vila, ha estimado que el banco remunerará a sus accionistas con más de 7.000 millones de euros entre el año pasado y el presente, y ha destacado que ello equivale “más o menos al 20%” de su actual valor en bolsa. En una conversación con un empleado distribuida por la entidad (práctica inusual que ha repetido por segunda vez), el banquero ha recordado que unos 3.500 millones vendrán de la recompra extraordinaria de hasta el 10% de sus acciones que lanzó el pasado noviembre y que incluye un primer tramo en curso de 1.500 millones (ya ejecutado “en una buena parte”).

El resto, con un mínimo de otros 3.500 millones, será mediante el pago de dividendos. Teniendo en cuenta que el consenso del mercado estima que la entidad ganó 4.321 millones el año pasado y ganará 4.611 millones el actual, ello implica que el banco prevé pagar a sus accionistas en torno al 40% de su beneficio de esos dos años. El grupo, con todo, elevó el pasado noviembre el porcentaje de los resultados anuales que distribuirá a sus propietarios desde el entre el 35% y el 40% que estableció en 2017 hasta un rango de entre el 40% y el 50%.