Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El astillero Werften pide la quiebra tras el rescate de Berlín

Fue auxiliado por el fondo homólogo al que también acudió Barreras

Recreación del crucero “Global 1”, que está sin rematar. | // MV. WERFTEN

El astillero alemán MV Werften recibió el año pasado una ayuda de 193 millones de euros con cargo al Fondo de Estabilización Económica (Wirtschaftsstabilisierungsfonds), creado al amparo de la pandemia del COVID-19. Es homólogo al Fondo de Solvencia español, al que recurrió Hijos de J. Barreras, sin éxito. La compañía, propiedad del grupo malayo Genting, había solicitado un préstamo muy superior, de 570 millones, para eludir la quiebra y finalizar la construcción de los cruceros Crystal Endeavor y Global 1. Aunque Berlín llegó a garantizar una inyección extra de fondos públicos por 300 millones adicionales, pero los compromisos de la matriz de la sociedad no fueron suficientes. Este lunes comunicó su insolvencia.

“El Gobierno alemán hizo todo lo posible para evitar la quiebra de MV Werften y salvar los 1.900 puestos de trabajo”, enfatizó el ministro de Economía, Robert Habeck, quien acusó a Genting de no haber contribuido a un plan de rescate en el que Berlín estaba dispuesto a poner 600 millones de euros. Requería del compromiso del holding malayo de rematar el crucero Global 1 y 1.500 millones en garantías de financiación para futuras construcciones. “Ahora necesitamos administradores concursales fuertes que, con el apoyo de IG Metall, los comités de empresa y las administraciones, se comprometan a mantener los puestos de trabajo y los astilleros”, defendió el sindicalista Daniel Friedrich.

La bancarrota de Werften ha arrastrado a la misma situación al astillero Lloyd Werft, del mismo grupo y con otros 300 trabajadores.

Compartir el artículo

stats