Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Habrá cuesta de enero? Estos son los cambios en los precios que se esperan para el 2022

Desde la luz y la gasolina hasta Netflix, así se incrementarán nuestras facturas este año

Los precios se disparan en diciembre

Los precios se disparan en diciembre

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Los precios se disparan en diciembre A. C. / J. P.

Existen ciertos clásicos que no fallan cada 1 de enero. Los buenos deseos, los nuevos propósitos, el primer bebé del año… y comenzar a pensar en la tan temida cuesta de enero. A los gastos extra de las Navidades -en aquellas familias que tienen margen para realizarlos- hay que añadir el incremento de precios que se suelen estrenar con el año nuevo. La subida de la luz, los combustibles o la crisis de los microchips y materias primas se han dejado sentir, y de qué manera, a lo largo de todo 2021. En diciembre, la inflación subió 1,2%, repuntando hasta el 6,7%, la tasa más alta en casi treinta años, desde marzo de 1992, precisamente por el aumento de los precios de la electricidad, según el indicador avanzado del IPC.

Por otro lado, más de la mitad de las empresas españolas ha reconocido ya en una encuesta del Banco de España que para el 2022 tendrán que incrementar el precio final de sus producto para amortiguar el incremento de los costes. Todo este contexto recrudecerá el repecho que tendrán que afrontar los bolsillos de los gallegos desde el arranque del 2022.  

La luz, el gas y los combustibles 

El año que termina ha sido el año de romper casi día tras día el récord del precio máximo de la luz en el mercado mayorista (pool). El último hasta la fecha fue el del jueves 23 de diciembre cuando se alcanzaron los 383,67 euros/MWh. Este techo vino seguido de un descenso que llevó el precio en el mercado mayorista por debajo de los 100 euros. En los últimos días del años se intercalaron subidas y bajadas. El día 31, por ejemplo, la cotización del megavatio/hora (MWh) se situó en 140,82 euros, un 30% menos que en la jornada anterior. Todo apunta a que la tendencia alcista se mantendrá en los próximos meses. De hecho, el Gobierno amplió hasta el 30 de abril la bajada fiscal para contener el impacto del encarecimiento en el pool en la factura doméstica. 

En cuanto al gas natural, el BOE publicaba el 25 de diciembre los nuevos precios del gas para los usuarios de la tarifa de último recurso. El Boletín Oficial recoge un incremento mínimo del 5,48%. El Gobierno aplicará el real decreto del 14 de septiembre para mitigar el impacto de los precios en los mercados minoristas, de modo que no se podrá superar el valor del 15%. 

Tampoco escapará a esta tendencia alcista el precio de los combustibles, germen, a su vez, del incremento en multitud de productos y servicios. En 2021 la cotización del barril de Brent creció más de un 50% y el transporte personal se encareció cerca de un 20%, o lo que es lo mismo, unos 10 euros de media por cada 50 litros de combustible. El litro de gasóleo en Galicia acabó noviembre en 1,402 euros y el de gasolina alcanzó los 1,532 euros, lo que supone un incremento del 12,8% y el 15,7%, respectivamente, en un año. Se prevé que llenar el depósito al menos a comienzos del 2022 será todavía más caro.  

Alimentación 

La cesta de la compra es una de las primeras en traducir el alza en los precios de la energía o el transporte. Pero, además, se resiente con las crisis de diferentes materias primas alrededor del mundo. Esto ha ocurrido, por ejemplo, con los cereales como el trigo o la cebada y ya se ha trasladado al coste de la pasta, el pan o la cerveza.

Un básico de la dieta mediterránea como el aceite de oliva ya ha subido en los último 12 meses un 25%, una escalada que no se detendrá con la llegada del nuevo año, como tampoco ocurrirá con otros alimentos como el aguacate, el tomate y algunas carnes o pescados. En total, la alimentación acumuló en Galicia un encarecimiento a lo largo de 2021 superior al 3% y del 7% en las bebidas no alcohólicas.  

Peajes

Un reajuste que no falla a principios de cada año es el de los peajes. A partir de este 1 de enero, viajar entre Vigo y A Coruña costará 50 céntimos más debido al encarecimiento de peajes de la Autopista do Atlántico (AP-9), que alcanzará el 2,99%, según anunció el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Viajar por toda la vía, que conecta la frontera portuguesa con Ferrol ascenderá de 22,3 a 22,95 euros. 

Los usuarios de esta vía asumirán de forma íntegra el incremento de los peajes, que se compone de dos factores. Por un lado, un incremento del 1,97% vinculado al acuerdo con la concesionaria. Otro 1%, relacionado con la compensación a la concesionaria por las obras de ampliación del puente de Rande, en Vigo, y la circunvalación de Santiago de Compostela.

La AP-9 se sitúa al frente de las mayores subidas de las autopistas de titularidad estatal bajo concesión administrativa.  

Por otra parte, están los peajes de las autopistas autonómica. En este caso, la Xunta de Galicia publicaba en el DOG del 29 de diciembre una modificación en el convenio con la concesionaria Autoestradas de Galicia con el objetivo de limitar la subida de las tarifas a menos de la mitad de lo que le correspondería por el incremento del IPC, dejándolo en un 2,5% lo que se traduce en 5 céntimos para vehículos ligeros en la AG-55 (A Coruña-Carballo) y la AG-57 de Val Miñor.  

Coches 

La crisis de los microchips y otras materias primas como el acero ha tocado de lleno a la automoción. Fue el sector más dinámico en Galicia en 2020 cuando la actividad se despertó del confinamiento y ahora va con el freno puesto por la falta de chips. Desde sus máximos de producción en el otoño del pasado año, la industria del motor en la comunidad perdió 1.638 empleos. Uno de cada diez. Además, ha provocado importantes demoras en la entrega de vehículos. 

A este panorama, toca sumarle un incremento en el impuesto de matriculación que afectará a más de un 40% de los coches nuevos a partir del 1 de enero. Esto se traducirá en aproximadamente unos 1.000 euros más, un 5% por encima de su precio medio. ¿El motivo? Una normativa internacional de medición de emisiones, más estricta que la que ha estado en vigor hasta ahora y que hará que buena parte de los coches tengan que abonar un impuesto de matriculación para el que, hasta el momento, tres de cada cuatro turismos estaban exentos. 

Tecnología y plataformas 

Ordenadores, teléfonos móviles, videoconsolas y un largo etcétera de dispositivos están también a merced del suministro -o la falta de él- de microchips. El incremento de la demanda de los aparatos eléctricos durante los meses de confinamiento fue, precisamente, una de las razones del desabastecimiento de los semiconductores para otras industrias, como la automoción. En su caso, no se ven los efectos de los cuellos de botella. Los smartphones, por ejemplo, acumularon el pasado año un descenso de precios del 4% y un 1,1% los ordenadores personales. También se abarataron los servicios de telefonía móvil.

Lo que sí será más caro en el arranque del nuevo año es la suscripción de Netflix. El plan básico, con una pantalla solo a la vez, se situará en 7,99 euros al mes; el estándar, de dos pantallas simultáneas, sube a 12,99 euros; y el Premium se encarece dos euros, hasta los 17,99 euros. Las tarifas más antiguas de Fusión en Movistar se elevarán también 3 euros a partir de principios de febrero, esta vez, además, sin mejoras asociadas al servicio.  

Tabaco 

Un incremento en los impuestos sobre el tabaco por parte del Gobierno será la base de la subida de los cigarrillos. El ejecutivo central estima aumentar los ingresos por esta vía en un 5,5% para el 2022 hasta acercarse a los 3.000 millones de euros.  

Los pisos 

El precio de la vivienda subirá en torno al 4 % en 2022 por el encarecimiento y escasez de las materias primas y el bloqueo del comercio internacional, según el informe inmobiliario del servicio de estudios de CaixaBank, que prevé que 2021 se cierre con unas 545.000 compraventas, una cifra no registrada desde 2008. 

La entidad estima, asimismo, que el bum del año pasado por comprar una vivienda se moderará en 2022, lo que situará las transacciones en niveles similares a los de antes de la pandemia, en torno a 500.000.

La otra incógnita es cómo evolucionarán los precios de los alquileres. La mensualidad media en Galicia rondó los 450 euros en 2021, un 2,7% más que el ejercicio anterior. El coste de los arrendamientos en la comunidad no dejó de subir en los últimos seis años. Desde 2016, acumulan un alza del 22%.

Cambios fiscales

El 2022 llega con novedades fiscales para los grandes patrimonios o los tramos de IRPF. “Más que una subida o una bajada de impuestos, hay un intento de tener más control y de incrementar la base de declarantes para evitar que haya fugas en el sistema tributario”, analiza Jaime Aneiros, experto en asesoramiento fiscal en On Tax&Legal. Aquí te contamos todos los cambios que arrancan con el nuevo año. 

Compartir el artículo

stats