Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los 8.300 trabajadores más temporales en Galicia suman 174.600 contratos en un año

Los puestos de obra y eventuales crecieron un 77% en la región entre 2009 y 2019

Desde la izq.: un camarero en una terraza de Cangas el pasado verano y trabajadores del almacén de Amazon en Porriño

Como en otros muchísimos aspectos de la vida cotidiana, desde la salud pública a la digitalización, pasando por el acelerón de la transición energética, es difícil saber cuánto y de qué manera cambiará el mercado laboral a causa de la pandemia. El empleo volvió hace tiempo ya a niveles precoronavirus, impulsado por los sectores que se reforzaron para afrontar esta delicada situación. Las actividades sanitarias, por ejemplo, relevaron a la hostelería en Galicia como segundo sector más intenso en ocupación, solo por detrás del comercio. Hospitales, ambulatorios y centros de especialidades tienen 4.100 trabajadores más que a finales de 2019 en la comunidad, casi tantos como los puestos destruidos en este mismo tiempo por bares y restaurantes (4.800). Entre el resto de sectores que más incrementaron la plantilla destacan la educación, los servicios técnicos de arquitectura y energía y la programación, consultoría y otros negocios relacionados con la informática.

Todos pagan mejores salarios que los sectores donde más empleo se destruyó, de ahí el otro efecto colateral que dejó la pandemia: el sueldo medio en Galicia subió 21 euros en plena crisis, hasta los 19.900 euros anuales, y la recaudación del IRPF se mueve en máximos históricos. Pero hay otra cara también en la recuperación. Al igual que sucedió tras la doble recesión financiera, la contratación exprime de nuevo la temporalidad, el enemigo público número uno en la propuesta de reforma laboral pactada ayer por Gobierno, patronal y sindicatos y un auténtico quebradero de vida para los miles de gallegos que encadenan decenas de contratos.

Después de tres años superando la barrera del millón, en Galicia se firmaron 749.217 contratos el pasado 2020. La bajada fue generalizada con la única excepción del empleo doméstico, pero la gran protagonista del desplome fue la hostelería, que pasó de unos 256.000 contratos el ejercicio anterior a 104.800, un 59% menos, según los datos de la Consellería de Emprego recogidos por el Instituto Galego de Estatística (IGE).

La contratación temporal llega al 90% en la hostelería y el transporte

La restauración lidera la temporalidad en Galicia junto con el transporte. El 90% de los contratos formalizados en ambas actividades el año pasado fueron eventuales o por obra y servicio. En la industria manufacturera, la otra gran contratadora en la región, alcanzaron el 88%. Les siguen las actividades artísticas, recreativas y el entretenimiento (87,5%); información y comunicaciones (85,4%); y agricultura, ganadería y pesca (80,8%).

En total, de cada 100 empleos creados en Galicia en 2020, casi 80 nacieron con fecha de caducidad. Unos 220.900 contratos fueron eventuales a tiempo completo; 171.700 por obra y servicio también con jornada normal; y alrededor de 206.600 recurrieron a esas dos opciones de temporales, que se dispararon un 76% entre 2009 y 2019, pero con contrato reducido. El suministro eléctrico (25%), las empresas de agua y saneamiento (43,7%) y la sanidad y los servicios sociales (48%) arrojaron las menores tasas de temporalidad.

Los 749.217 contratos rubricados en 2020 en Galicia se repartieron entre 314.400 personas. Una media de 2,4 por cabeza, como recoge el último balance de rotación en el mercado laboral publicado por el Sepe. El 58% de los trabajadores (185.000) firmó un único contrato y el 19% (61.300) tuvieron dos. Otros 25.700 gallegos pasaron por tres y 13.200 llegaron a los cuatro contratos. Casi 21.000 acumularon entre cinco y diez. Alrededor de 8.200 superaron la decena. Y de qué manera: sumaron 177.600 contratos. La mitad de esos supertemporales, alrededor de 4.200, amontonaron más de 15 contratos en solo un año, un total de 122.666.

Que muchos de esos puestos eventuales son realmente tareas fijas queda más que claro con las cifras de conversión en indefinidos de este año en Galicia: 42.145 hasta noviembre, un 40% más que en 2020 y la cifra más alta en 14 años. Los picos se alcanzaron el mes pasado, en marzo y en abril, justo cuando la Inspección de Trabajo realizó sus envíos masivos de cartas de advertencia a las empresas con mayor temporalidad en su plan anual contra el fraude.

Compartir el artículo

stats