Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Magallanes diseña su primera plataforma energética a nivel comercial: proa invertida y mayor eficiencia

La plataforma “Atir”,en sus primeras pruebas en la ría de Vigo. Ricardo Grobas

Reino Unido apuesta muy en serio por las energías renovables. Y no solo con la eólica en tierra o, especialmente, en el mar. El país quiere sacar el mayor partido posible a la energía que puede extraer del océano y, en concreto, de la energía mareomotriz.

La firma de Redondela recibe una ayuda de Reino Unido de 1,4 millones de euros para el desarrollo | Incorporará todo lo aprendido con el prototipo instalado al norte de Escocia

Por este motivo recientemente anunció un plan dotado de 20 millones de libras anuales (unos 24 millones de euros al cambio actual) para impulsar este sector. La estrategia del Gobierno es la de lograr tanto la generación de energía limpia como la creación de toda una cadena de valor que cree empleo y riqueza. Con esto en mente la semana pasada Downing Street adjudicó una línea de ayudas de 116 millones de libras (136 millones de euros) a diversas empresas y proyectos que buscan “impulsar la innovación ecológica”.

  • Magallanes alcanza un acuerdo para establecer su primer parque mareomotriz en Gales

Una de las agraciadas es Magallanes Renovables, la firma de Redondela que empleará los 1,2 millones de libras (1,4 millones de euros) recibidos para iniciar el diseño de la que será su plataforma definitiva, la comercial, clave para el desarrollo del primer parque que consiguió en Gales en junio de 2020.

  • Londres impulsa el sector mareomotriz con Magallanes como punta de lanza

La iniciativa del Gobierno, a través de su Departamento de Empresa, Energía y Estrategia Industrial, aspira a desarrollar “nuevas tecnologías” que permitan mejorar la eficiencia energética de hogares y edificios, reduzcan las emisiones de carbono o impulsar la seguridad energética del Reino Unido. Además, buscar ayudar a “proporcionar formas más limpias de generar energía y calor”, donde el papel de empresas como Magallanes es clave.

La empresa gallega es una de las líderes mundiales en la generación de energía mareomotriz –lo hizo por primera vez en 2019– tras la instalación con éxito de la plataforma Atir en el Centro Europeo de Energía Marina (EMEC), al norte de Escocia. Hasta la zona – donde la firma tiene una oficina propia que complementa con la situada en Redondela– se desplazó para realizar los test definitivos con su prototipo a escala real, construido por empresas de Vigo y su área y probado por primera vez en la ría protegida por las islas Cíes.

Estructura submarina para el aprovechamiento de la energía mareomotriz

Estructura submarina para el aprovechamiento de la energía mareomotriz Magallanes Renovables

Tras salir de la ciudad olívica en 2018 para su establecimiento en las instalaciones del EMEC, Magallanes Renovables buscaba validar su tecnología en todos los aspectos, tanto desde el punto de vista de lograr un sistema lo más competitivo posible como eficiente en cuanto a generación de energía. Un período en el que, además, no dejaron de investigar e incorporar mejoras en la estructura, cuyo funcionamiento se basa en aprovechar la fuerza de las corrientes a través de las aspas situadas bajo el mar.

El proyecto

1-Apuesta decidida de Reino Unido

Tras sacar un plan dotado de 20 millones de libras anuales (24 millones de euros) para la industria mareomotriz, Reino Unido otorgó ahora subvenciones para el sector, entre ellas a Magallanes Renovables.

2-Una plataforma para comercializar

La ayuda de 1,4 millones servirá para diseñar la primera plataforma comercial de la firma, pensada ya para sus primeros parques.

3-Incorporar todo lo aprendido

Magallanes, junto a Tadek y al EMEC, buscan incorporar todo lo aprendido con el prototipo instalado en Escocia.


Nueva generación

El paso natural para la empresa, previsto ya en sus planificaciones, era dar el salto del prototipo a escala real a la primera plataforma pensada ya para su comercialización. Con ella será con la que empiecen a instalar los parques formados por varias de estas plataformas, siendo el primero el que la firma se adjudicó en Gales. El llamado proyecto Morlais, adelantado por FARO, supondrá la creación de 20 de estas plataformas, cuya instalación está prevista a partir de 2023.

Infografía de la plataforma mareomotriz de Magallanes

Infografía de la plataforma mareomotriz de Magallanes Magallanes Renovables

La ayuda ahora otorgada por Reino Unido a Magallanes, en consorcio con el EMEC y la consultora de ingeniería Tadek, servirá para “diseñar una plataforma mareomotriz flotante de nueva generación”.

Plataforma Magallanes renovables

Tal y como recoge la propuesta presentada por la empresa, esta nueva estructura incorporará los “aprendizajes” adquiridos tras el trabajo con el prototipo, siendo los principales una proa invertida para resistir mejor la fuerza del mar, un nuevo sistema de amarre, la arquitectura eléctrica del conjunto, el sistema de control y un nuevo sistema de operación y mantenimiento predictivo basado en el aprendizaje automático.

“Estos desarrollos reducirán aún más el LCOE [coste normalizado de la energía] de Magallanes, líder en el sector, haciéndolo competitivo con otras formas de generación renovable más maduras, como la eólica marina flotante”

decoration

Más allá de ello, el proyecto también permitirá ampliar la oficina de Escocia y, según apunta, también “establecer la cadena de suministro en torno a esta tecnología mareomotriz líder en el Reino Unido”. Esta apuesta decidida por parte del Gobierno británico aleja de Galicia y su sector naval un negocio con muchas posibilidades de futuro. De hecho, la propia empresa siempre anunció su intención de mantener todo lo posible el trabajo relacionado con la plataforma en Vigo y su área, además de que ya avisaron que en España también hay posibilidades para este tipo de energía renovable. En concreto, en la zona del estrecho de Gibraltar.

Compartir el artículo

stats