Abanca inauguró ayer en Madrid Espacio Serrano 45, un centro dotado de tecnología avanzada y construido en base a los criterios de sostenibilidad. Con este nuevo espacio, la entidad da un paso decisivo en la evolución de su modelo comercial y en la forma de relacionarse con sus clientes.

El concepto de oficina, de 630 metros cuadrados, se caracteriza por un diseño y construcción sostenibles y una arquitectura interior abierta, transparente y con diferentes elementos naturales, que se adaptan al cliente, le aportan cercanía y lo conectan con la naturaleza.

Para dar respuesta a las distintas necesidades de servicio y niveles de especialización que demandan los clientes, el espacio dispone de 22 puestos de atención comercial, cinco salas de reuniones para las gestiones que requieren de mayor privacidad y varios lugares para encuentros más informales, además de un área de autoservicio 24 horas con cajeros automáticos de última generación.