Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reforma laboral

El Gobierno retira de su propuesta los topes de temporalidad por tamaños de empresa

El Ejecutivo acerca posturas con patronal y sindicatos sobre eventualidad y prepara una nueva propuesta

Pedro Sánchez, Nadia Calviño y Yolanda Díaz.

El Gobierno, la patronal y los sindicatos han acercado posturas para reformar y atajar la temporalidad en el mercado de trabajo español. La entente no está, ni mucho menos, cerrada, pero tras la reunión de este miércoles las partes están más cerca que antes de la misma. Después de que el martes la CEOE presentara su contrapropuesta en la que enmendaba los planteamientos del Gobierno para limitar la temporalidad, el Ejecutivo y los agentes sociales han consensuado trabajar en una nueva propuesta, que eliminará los porcentajes máximos de eventuales según el tamaño de empresa, a cambio de un contrato temporal por picos de producción más acotado; según confirman diversas fuentes del diálogo social.

La propuesta del Gobierno para poner coto a la eventualidad ha ido mutando en las últimas semanas. La primera propuesta de saque fue establecer un porcentaje máximo del 15% para todos los sectores. Luego, tras la oposición de la patronal, los recelos de los sindicatos y una pugna interna en la coalición, el Ejecutivo viró su propuesta a topes máximos según el tamaño de empresa y los sectores. Estos variaban entre el 4% de las grandes empresas, el 8% para las pymes o uno, dos o tres contratos máximo para las micro y pequeñas empresas. Esta segunda propuesta finalmente también se ha caído y los negociadores del Ejecutivo están preparando una nueva que, presumiblemente, será debatida en la reunión del próximo martes 7 de diciembre.

Los empresarios nunca han gustado de fijar topes máximos de eventualidad, pese a que inicialmente la fórmula surgió de una propuesta suya. Los sindicatos tampoco, pues consideraban que establecer un número concreto podía dar legitimidad a empresas para no excederlo, pero un porcentaje de eventuales en fraude. Existía un temor compartido de que determinados límites fijos podían generar situaciones de rigidez en la contratación que las empresas solucionarán por la vía de hacer contratos en negro. 

A vueltas con la causalidad

La causalidad es la vía por la que el Gobierno, la patronal y los sindicatos encaminan la negociación para limitar la eventualidad. La contrapropuesta de los empresarios amplificaba los motivos por los que una empresa podía registrar un contrato temporal, algo que fue rechazado frontalmente por los sindicatos e iba en la línea contraria que ha defendido el Ministerio de Trabajo durante los últimos meses. 

La última propuesta del Gobierno incorporaba dos tipos de contratos temporales. Por un lado, los de sustitución, para cubrir bajas excedencias. Que no podían ser superiores a un año de duración. Y, por el otro, un formato más corto para cubrir picos de producción y que no podía durar más de tres meses. Aquí los sindicatos exigen al Ejecutivo que reformule su propuesta, pues consideran que tres meses es demasiado. Y, a su vez, le exigen que defina mejor una limitación sobre los mismos, en el sentido de que una persona no podrá tener más de un número determinado de este tipo de contratos al año. 

Este “contrato para tareas ocasionales” busca dar una salida a aquellos picos de faena que puedan tener las empresas en momentos puntuales, como puede ser el caso de un bar para las fiestas del pueblo. Las fiestas duran unos días, son una vez al año y el empresario necesita un refuerzo considerable de personal (que puede llegar a doblar la plantilla). Ante esto no va a recurrir a la figura del fijo discontinuo y un tope de temporalidad podría complicarle contratar a todo el personal que necesita para unos días al año. 

En esa lógica, los agentes sociales le han pedido al Gobierno que plasme en un nuevo documento una reformulación de ese contrato para tareas ocasionales y se lo presente próximamente. Podría ser este próximo viernes, cuando las partes vuelven a reunirse, o, con más probabilidad, el próximo martes, cuando vuelve a haber reunión sobre reforma laboral.

Compartir el artículo

stats