Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cardama rompe más de cinco años de sequía en nuevas construcciones: fabricará una draga de 73 metros

Vista aérea de las instalaciones de Cardama Shipyard la semana pasada.

El naval gallego sigue cerrando el año con buenas noticias. Con la previsión de una venta ordenada de Hijos de J. Barreras y a la espera de ver qué sucede con las instalaciones de la extinta Factorías Vulcano (ahora Astilleros San Enrique), el resto de atarazanas está apurando las últimas semanas de 2021 para cerrar nuevos pedidos. El último en sumarse a la lista rompe, además, con más de cinco años de sequía particular. Cardama Shipyard (Astilleros y Varaderos Francisco Cardama) anunció ayer la firma de un contrato de nueva construcción para fabricar una draga de 73 metros de eslora. Si todo va según lo previsto, la entrega de este barco tendrá lugar en 2023. “Esperamos que entre en vigor en dos o tres meses”, anunciaron desde la factoría viguesa.

Pese a contar con carga de trabajo habitual en materia de reparaciones, incluidas grandes obras de remotorización, los encargos de nueva construcción se le atragantaban al centenario astillero olívico. La última unidad entregada fue el buque multipropósito Thulfiqar, para la compañía iraquí South Oil Company (SOC).

Aquel barco de 42 metros de eslora se entregó en 2017 y desde entonces el único pedido que entró en vigor fue un buque similar para Senegal, de 50 metros, cuya construcción se vio retrasada por los problemas de financiación del armador. Ahora, la fabricación de la nueva draga coincidirá en el tiempo con la reactivación de esta obra, ya que tal y como avanzó FARO la dirección del astillero pudo concretar recientemente su reactivación definitiva tras llegar a un acuerdo con el país.

El "Thulficar", última unidad entregada por Cardama. Cardama

Sobre la draga, la alta confidencialidad del contrato impide conocer muchos más detalles. Tampoco una recreación de cómo será una vez finalice la obra. Lo que sí se sabe es que el diseño es de una ingeniería española externa a Cardama, al igual que se sabe que hay otros contratos cuya culminación puede llegar a buen puerto para el astillero incluso antes de que finalice el año.

La compañía cuenta en la actualidad con las seis vías llenas para trabajos de reparación, entre los que destaca una remotorización importante para uno de los grandes arrastreros de la zona que faenan en Malvinas. Entre los trabajos más recientes y de importancia realizados por Cardama resalta la varada del barco de investigación pesquera y oceanográfica Emma Bardán, que la atarazana viguesa se adjudicó por algo más de medio millón de euros (IVA incluido).

Según el último boletín trimestral publicado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el naval gallego contaba con 15 unidades en cartera, a la que ahora se sumará esta draga y el nuevo oceanográfico de 70 millones de euros para el Instituto Español de Oceanografía (IEO) logrado por Armón Vigo. El último contrato conocido del naval gallego es un catamarán de 32 metros de eslora para Naviera Mar de Ons, cuya construcción realizará también el grupo asturiano en sus instalaciones de Burela. En cuanto a dragas, la última firmada en Galicia es la de Nodosa, anunciada a principios de año.

Compartir el artículo

stats