Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Stellantis Vigo verá compensado el desvío de furgonetas eléctricas a Reino Unido con la Dobló

Un trabajador en la planta de Balaídos. Marta G. Brea

El pasado julio, el grupo Stellantis (formado por la fusión de PSA y FCA) anunciaba que la fábrica de Ellesmere Port, en el condado británico de Chesire, asumiría parte de la producción de la versión eléctrica de las furgonetas que se hacen en la planta de Vigo. La noticia, que inquietó a los proveedores gallegos que participan en el proyecto K9 al saber que se perdería carga de trabajo en la ciudad, venía además acompañada de una inversión de 100 millones de libras (118 millones de euros al cambio actual) para adecuar y modernizar las instalaciones de Reino Unido. Sin embargo, el desvío de las furgonetas se verá compensada en Balaídos con la llegada de la nueva Fiat Dobló, la quinta silueta que acogerá la planta. De hecho, los proveedores ya saben que la carga que se va a Ellesmere Port es menor que la que llega con el modelo de la marca italiana.

Stellantis está en pleno proceso de reorganización productiva tras la fusión. Por ejemplo, esta misma semana se anunció que la planta de Hordain, en el norte de Francia, acogería la producción de una nueva generación de vehículos Fiat. En concreto, las Fiat Ulysse y la Fiat Professional Scudo, de mayor tamaño que las que se hacen aquí y que se fabricarán en la misma plataforma que las Peugeot Expert, Citroën SpaceTourer u Opel Vivaro.

Sin embargo, falta por anunciar el futuro de la Dobló, creada en el 2000 y que se fabrica desde 2009 en Bursa (Turquía), de la mano del productor local Tofas. Como avanzó este periódico en su edición del pasado 12 de julio, Stellantis Vigo trabaja en el lanzamiento el próximo enero de este vehículo comercial ligero, que se convertirá en la decimocuarta furgoneta que se hace en la ciudad y que hará de Balaídos la principal factoría de este tipo de vehículos en el mundo.

Para ello, la dirección de Stellantis Vigo avisó a los proveedores que haría falta un aumento de la cadencia de fabricación de los componentes de entre un 15% y un 20%, ya que tiene previsto fabricar entre 8.000 y 10.000 unidades al mes de la Dobló. El modelo de Fiat vivirá un proceso similar al de 2017 con la llegada de la Opel Combo (tras la compra de la marca germana a General Motors) y al de 2019 con la Toyota Proace City (con el acuerdo con la firma nipona). Estas dos furgonetas, como la Citroën Berlingo y la Peugeot Partner, se ensamblan en la plataforma del proyecto K9.

Fuentes de los proveedores explican que el proyecto está “100% asegurado” pese a que ni la dirección de Balaídos ni el grupo se han pronunciado por el momento, si bien es cierto que el director de la factoría, Ignacio Bueno, reconoció en diversas intervenciones ante los medios que la llegada de una nueva silueta era una posibilidad y que situaciones críticas como la escasez de microchips no afectarían a este proceso.

Desde el sector relacionan el silencio del gigante de la automoción con la resolución del acuerdo firmado con el actual productor del modelo, Tofas, aunque aseguran que “es cuestión de tiempo”.

Compartir el artículo

stats