Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llenar el depósito del coche cuesta unos 20 euros más que hace un año en Galicia

Un coche repostando gasolina en el área de Vigo Marta G. Brea

Sucedió el 20 de abril del pasado año. Aquí, la pandemia mostraba los primeros síntomas de estabilización tras las duras semanas de confinamiento estricto que, según anunció ese día el Banco de España, se comerían entre el 6,6% y el 13,6% del Producto Interior Bruto (PIB) nacional. Al otro lado del mundo, EEUU se convertía en el epicentro de la pandemia con más de 40.000 muertes y el símbolo de todo lo que podía pasar en la economía por culpa de la crisis sanitaria.

El precio de la gasolina bate récord histórico y el gasóleo está en máximos desde 2012 tras subir más del 30% | Portugal, más caro, dará hasta 5 euros al mes a los conductores

Por primera vez en la historia, su crudo de referencia, el West Texas Intermediate (WTI), entró en números rojos: -38,5 dólares. Algo tan surrealista que hasta los gestores del Chicago Mercantile Exchange (CME), el principal mercado donde se negocian sus contratos a futuro, tuvo que dar permiso para la cotización en negativo. El precio del petróleo enloqueció por la paralización en seco de la demanda y el temor a una recesión prolongada. El barril de Brent, que orienta los valores en Europa, no llegó a semejante situación –por sus características, el almacenamiento y el plazo de las entregas es más caro–, aunque esa misma jornada pasó por poco de los 17 dólares y se desplomó a solo 9 en la siguiente. ¿A cuánto está ahora? Por encima de los 80 dólares. El jueves cerró en 84,3, su máximo desde 2018, aunque el efecto de su escalada en los carburantes es mucho mayor, agravado por el cuello de botella global en el transporte y la logística.

Hasta el punto de que los carburantes en Galicia, uno de los territorios históricamente más caros, se mueven en precios nunca vistos o a punto de batirlos. En el primer caso está la gasolina. El litro alcanza de media los 1,527 euros, según los datos del geolocalizador de estaciones de servicio actualizados diariamente por el Ministerio para la Transición Ecológica. En el último año se encareció un 32%. La subida del gasóleo es superior, un 35,8%, hasta dejar el litro alrededor de los 1,408 euros en la comunidad, cada vez más cerca del pico de 1,423 euros que marcó a mediados de septiembre de 2012.

Ourense tiene en este momento el precio medio del gasóleo más caro de Galicia, unos 1,42 euros por litro; y también el de la gasolina: 1,533. En Pontevedra el diésel se sitúa en 1,407 euros y la gasolina en 1,523. En A Coruña cuestan 1,401 y 1,527 euros por litro, respectivamente; y en Lugo el gasóleo vale alrededor de 1,414 euros y 1,528 la gasolina.

La diferencia con el panel de precios de 2020 en estas fechas de muchos traslados por carretera saltan a la vista. El gasóleo en Galicia costaba 1,037 euros por litro y 1,157 euros la gasolina. Y los que vayan a salir con el coche aprovechando la festividad de Difuntos y de Todos los Santos lo notarán. Llenar un depósito de 55 litros vale 20 euros más que hace un año.

Van ocho semanas con los precios de los combustibles al alza en España, según el último Boletín Petrolero de la UE. Es un mal común en todos los países, sin visos de que pare a corto plazo por el incremento de la demanda por la recuperación acelerada de la economía tras la peor etapa del coronavirus, en paralelo a una oferta muy ajustada. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus socios, básicamente Rusia, acordaron hace tres semanas un incremento de la producción pequeño y “gradual”.

El litro de diésel en Portugal supera los 1,53 euros y el de gasolina va por los 1,72 euros. Hace unos días incluso rondó los 2 euros. En un país donde el salario mínimo mensual es de 776 euros en 12 pagas, el Consejo de Ministros acaba de aprobar una ayuda de 130 millones de euros para la devolución a los ciudadanos de una parte del gasto en combustibles. Por cada litro, el descuento será de 10 céntimos de euro, con un tope de bonificación para 50 litros al mes y, por lo tanto, de 5 euros en la rebaja. Si no se gasta, será acumulable para el mes siguiente. La medida estará en vigor desde noviembre a marzo. El encarecimiento en Francia, donde el gasóleo cuesta 1,65 euros y 1,55 la gasolina, también obligó a su 

El metal gallego paga un 58% más en importaciones

La economía pasó de casi cero, aletargada por la paralización de las actividades que no fueran esenciales en los meses más duros del coronavirus, a una rápida recuperación, apoyada por las medidas de los gobiernos para mantener el empleo y el tejido productivo. Tan meteórica, que ni la producción más básica ni la red de transporte y logística estaban preparadas para el salto. El cuello de las materias primas se está cebando con la industria gallega. El coste de sus importaciones en agosto subió un 13%, según los datos publicados ayer por el Instituto Galego de Estatística (IGE). A la cabeza del encarecimiento está la metalurgia, un 58% más que hace un año. El precio de las importaciones de crudo y gas de las empresas de la comunidad se disparó un 46%; un 30% la silvicultura; un 26% los minerales; y un 20% la confección de ropa.

Compartir el artículo

stats