BBVA registró un beneficio atribuido de 3.311 millones de euros durante los nueve primeros meses de este año, frente a las pérdidas de 15 millones de euros que se anotó el ejercicio anterior. La entidad anunció la puesta en marcha de una de las mayores recompras de acciones, de hasta el 10% de su capital, por un importe máximo de 3.500 millones de euros

El resultado recurrente fue de 3.727 millones entre enero y septiembre de este año, un 85% más que un año antes. Solo en el tercer trimestre, el beneficio atribuido fue de 1.400 millones de euros, uno de los más elevados de la historia.