Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pesca gallega neutraliza el caos logístico con récord exportador pese a subir precios

El congelado y la conserva rebasan los 1.550 millones en ventas por el tirón en mercados tradicionales | Se disparan los ingresos, caen con fuerza los márgenes y se mantienen los volúmenes

Volumen de contenedores, ayer en la terminal viguesa de Guixar. PABLO HERNÁNDEZ GAMARRA

La algarabía que perfumó la pasada feria de Conxemar era, para el consenso del sector, una muestra de la buena dinámica de la industria. El éxito de la cita iba de la mano de unas buenas capturas, buen ritmo de ventas, demanda más que positiva. Con todo el abanico de hándicaps posible, eso sí, apuntalado en unos precios energéticos de récord y con rotura en la cadena de suministro en productos como el cartón o los plásticos.

Aun así, la pesca congelada y la conserva alcanzaron hasta agosto un volumen de exportaciones superior a los 1.550 millones de euros, de acuerdo a los datos divulgados ayer por la Secretaría de Estado de Comercio. La cifra tiene su truco: en importe económico, es un incremento interanual superior al 23%; en volumen de toneladas comercializadas, el alza ha sido inferior al 10%. Se ha vendido más cantidad, pero sobre todo se ha distribuido a precios muchísimo más altos.

Y aquí entra en juego no solo la estrategia del sector de trasladar el auge de los costes al cliente final –que se está haciendo, de ahí la inflación en los alimentos–, sino también que el año pasado especies como las del palangre estaban regaladas en las plazas por el crac del canal horeca, la falta de eventos multitudinarios o el cierre del turismo foráneo en países como Croacia, Italia o en el mediterráneo español.

Eso ha pasado y el verano ha sido muy positivo, tanto para los productos de pesca congelada y refrigerada –esta última, cada vez con más presencia en los lineales– como los de la conserva. Los primeros se exportaron por un valor de 954 millones en el mismo periodo de 2019, el preCOVID, y rozaron ahora los 1.000 millones. Del lado de la conserva, pasó de 514 a 556 millones facturados en mercados internacionales. Es un avance del 4 y el 8%, respectivamente. La reducción de los márgenes es la contrapartida de la inflación de precios como la electricidad o el aluminio, ya que el mercado no absorbe todo ese sobrecoste.

Más sectores

En el conjunto de Galicia, las exportaciones subieron un 20,5% en agosto, hasta 1.852,23 millones de euros, mientras las importaciones crecieron un 25,9%, hasta 1.552,71 millones. El saldo comercial se situó, así, en 329,52 millones. La menor producción de automóviles por la escasez de chips, y su impacto sobre toda la cadena de proveedores de componentes, ha sido decisiva para que las ventas exteriores desde Pontevedra se hayan visto debilitadas. En agosto, los productos con mayor influencia positiva en las exportaciones de agosto fueron las prendas de vestir, seguidas por los combustibles y aceites minerales. Por el contrario, los productos con más repercusión negativa fueron los automóviles.

Compartir el artículo

stats