Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Organismo internacional

Georgieva expresa su alivio tras ser confirmada al frente del FMI

La directora del Fondo supera el escándalo de supuestas presiones a China y mantiene la “plena confianza” del organismo para seguir como gerente

Kristalina Georgieva, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional.

Tras maratonianas sesiones de investigación y entrevistas que abordaban las supuestas presiones que Kristalina Georgieva habría realizado en su etapa en el Banco Mundial para manipular datos a favor de China, la economista búlgara logró el lunes que el Consejo Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional le mostrara “plena confianza” para que siga como directora gerente del organismo, un cargo al que llegó en octubre de 2019.

En el comunicado anunciando su decisión, el consejo ejecutivo del FMI aseguró que no se ha demostrado “de forma concluyente” que Georgieva realizara las acciones inapropiadas por las que se le había señalado. Y es la misma conclusión a la que acabó llegando el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, el país que es principal contribuyente tanto al FMI como al Banco Mundial y es el único que tiene derecho a veto. Ante el firme apoyo a Georgieva de países como Francia, Alemania, Reino Unido e Italia, Washington anunció a la junta que no buscaría la destitución, dando luz verde a la continuidad de Georgieva.

En un comunicado emitido a través de una firma de relaciones públicas el mismo lunes Georgieva mostró su satisfacción y agradecimiento por la decisión. En ese texto, en el que aseguró que lo vivido ha sido “obviamente un episodio difícil personalmente”, habló de “acusaciones infundadas” y defendió su trabajo “fiel” durante cuatro décadas en organizaciones multinacionales donde, aseguró, “la confianza y la integridad son las piedras angulares”. Este martes dirigía un diálogo de alto nivel sobre acuerdos de financiación regional que en la pandemia para tratar de producir “una recuperación más igualada, robusta, incluyente y sostenible en todo el mundo”.

El desenlace propiciado por el consejo ejecutivo del FMI levanta una enorme losa que se cernía sobre la Asamblea de otoño que el FMI celebra en Washington, que arrancó ya el lunes, y permite a Georgieva seguir con un trabajo en el que ha liderado un giro progresista en el organismo. No obstante, no elimina todas las sombras que se han creado alrededor de la reputación y credibilidad del FMI y el BM y de la propia Georgieva.

Tensiones con EEUU

Las tensiones persistentes latían en la conversación que mantuvieron el lunes Georgieva y la secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, en la que la última subrayó que la investigación había planteado “problemas y preocupaciones válidos”. Yellen también insistió en que su departamento “evaluará nuevos datos o descubrimientos” potenciales sobre el escándalo y seguirá con atención un segundo informe que se espera en las próximas seis u ocho semanas.

El mensaje de Yellen se podía leer, en cualquier caso, también en clave interna de EEUU, donde la tensa relación con China se ha convertido en un asunto que extiende sus tentáculos por toda la vida política, de la Casa Blanca al Congreso. Desde la publicación el 16 de septiembre del informe de un bufete de abogados que señaló las supuestas irregularidades en la redacción del documento ‘Doing Business 2018’ del Banco Mundial los republicanos habían criticado la continuidad de Georgieva y tanto ellos como algunos demócratas pedían a la Administración de Joe Biden que “asegurara la completa rendición de cuentas”.

Compartir el artículo

stats