Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vehículos de ocasión ganan cuota de mercado: se venden 4 por cada uno nuevo

Asistentes a la XXI edición del salón MotorOcasión.

Asistentes a la XXI edición del salón MotorOcasión. PABLO HERNÁNDEZ GAMARRA

La segunda mano concentra el 80% de las operaciones realizadas en los ocho primeros meses del año

El mercado de compraventa de vehículos está sufriendo una importante transformación desde la irrupción de la pandemia y con el golpe que la crisis de abastecimiento de los microchips ha supuesto para el sector de automoción. En Galicia hay, sin embargo, un claro ganador de toda esta coyuntura: el mercado de vehículos de segunda mano. En lo que va de año, se han vendido cuatro coches usados por cada uno nuevo en el territorio gallego, según se desgrana de la información proporcionada por la patronal de concesionarios, Faconauto y Ganvam, la patronal de distribuidores de vehículos a motor.

Las cifras constatan la tendencia pues, en los ocho primeros meses del año se comercializaron 76.268 vehículos de segunda mano en el mercado gallego, frente a los 18.668 nuevos. Dicho de otro modo, del total de coches vendidos hasta agosto, el 80% de ellos fueron modelos de ocasión. Además, las ventas de vehículos usados aumentaron un 16,2% en la comunidad hasta agosto, respecto al mismo periodo de 2020, hasta las 76.268 unidades. Parece, sin embargo, que en el octavo mes del año el sector experimentó un pequeño retroceso de esta tendencia pues las transferencias de turismos y todoterrenos de ocasión cayeron un 24% en comparación con el mismo mes del 2020, hasta los 9.140 vehículos vendidos.

Tras el auge de la demanda de coches de segunda mano se esconde la escasez de vehículos nuevos, justifican desde las patronales. En una suerte de reacciones en cadena, la falta de microchips y otros componentes utilizados en la industria ha propiciado que los fabricantes se vieran obligados a reducir su producción. No hay más que pensar en los parones de actividad que ha experimentado, a lo largo de este año, la planta de Stellantis en Vigo. La consecuencia directa de ello es que se alargan los plazos de espera en los concesionarios –entre seis y cuatro meses– y, esta dilatación de las entregas, desplaza la demanda al mercado de ocasión. “Esta falta de stock para atender la demanda de nuevos ha hecho que los modelos procedentes de flotas de renting, bien cuidados y mantenidos, tiren del mercado. No obstante, no podemos perder de vista que siete de cada diez operaciones con vehículos de segunda mano siguen en manos de particulares, con vehículos de más de 10 años como protagonistas”, comentan desde Ganvam.

La falta de “stock”de modelos nuevos traslada la demanda a los del “renting”

El descenso de las ventas de vehículos nuevos en Galicia es importante, pese a ser un mes agosto que no se caracteriza por grandes volúmenes. “Nos remite a datos solo vistos en la anterior crisis económica”, analizan fuentes de Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones). La falta de oferta ha obligado a recurrir a los mercados exteriores y la importación fue la que menos ventas perdió, mientras que el canal de renting experimentó un descenso más acusado.

Pero la traslación de la demanda de vehículos nuevos a la segunda mano está propiciando que los precios de este segmento despunten en los últimos meses. El coste medio de un coche de segunda mano en Galicia aumentó un 1,2%, hasta los 9.808 euros, según los datos de la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove). A nivel nacional la subida, del 1%, lleva los precios medios hasta los 10.583 euros. Ourense fue la provincia gallega donde más se encarecieron los coches de segunda mano, un 2,63%, seguida de Pontevedra, con un incremento del 1,5%.

En España, las ventas de vehículos de segunda mano se han disparado hasta los 1,2 millones de unidades, un 20,8% más respecto a los ocho primeros meses de 2020 pero un 5% por debajo, aún de las cifras de 2019. En todo caso, las estimaciones de Faconauto para cierre de ejercicio apuntan a que el sector cerrará el año, con unos 2 millones de unidades vendidas, lo que supondría un aumento del 10,5% respecto al año pasado pero un 4% menos que en 2019.

En un análisis de antigüedad de los vehículos, se observa que los modelos que mejor se comportaron son los de entre 3 y 8 años, procedentes del canal importador y de la renovación de flotas corporativas, con un repunte que ronda el 27%, respecto al 2019. En todo caso, desde la patronal de fabricantes, Faconauto, lanzan un mensaje de preocupación por que “los vehículos de más edad sean el sostén de este mercado copando la mayor parte de las transferencias. Por ello, debemos hacer especial hincapié en el comprador en las ventajas y la importancia de invertir en vehículos jóvenes”.

Compartir el artículo

stats