Greenalia concluyó el primer semestre del año con una facturación de más de 36 millones de euros, un 86% más que en el mismo periodo del pasado año. El resultado se multiplicó por ocho, hasta los 5,2 millones, apoyada por el estreno de los primeros proyectos de la compañía. Su director financiero, Antonio Fernández-Montells, asegura que el balance confirma “la consolidación de nuestro modelo de negocio” y abre la puerta a mejorar los objetivos previstos inicialmente en el Plan Covid Resilence –con un Ebitda de 20 millones de euros– impulsado como paréntesis entre el anterior y el nuevo plan estratégico por culpa de la pandemia.

El grupo cuenta actualmente con 125 megavatios (MW) en funcionamiento en seis instalaciones de energía eólica y biomasa y enfila los últimos trámites administrativos de tres nuevos parques eólicos en Galicia.