Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ford anuncia una reestructuración en Europa y que fabricará menos modelos

Los sindicatos muestran sus dudas sobre si habrá suficiente carga de trabajo para las cuatro factorías que tiene en la UE, incluida Almussafes

Las nubes siguen instaladas sobre la factoría de Ford Almussafes. El lunes, en el primer día de paros por el enésimo expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que sufre la plantilla, la dirección de la multinacional citó a los sindicatos a una reunión “urgente” sobre “el futuro” de la factoría valenciana. Según apuntaron fuentes de la parte social, fue un encuentro “complicado” y “muy poco habitual” en el que la dirección expuso “en crudo” el “complejo escenario” que atraviesa la división europea de la marca del óvalo. Como consecuencia y según informó UGT, sindicato mayoritario en Almussafes, “Ford va a llevar a cabo el rediseño de su negocio en Europa” y “lo hará apostando por fabricar menos modelos”, según reza el documento.

El detalle de las cifras expuestas por la dirección no trascendió por motivos de confidencialidad, pero la inquietud se percibía entre los representantes laborales al término de una reunión que se alargó más de lo previsto inicialmente. “Es un cóctel explosivo”, reconocía una fuente presente en la reunión para ilustrar la coyuntura por la que atraviesa la compañía en Europa.

“El sector se está empequeñeciendo por los cambios en la movilidad, luego llegó la pandemia y ahora la crisis de los semiconductores”, enumeraba esa misma fuente. Por eso, Ford parece decidido a ahondar en un proceso de reestructuración que inició en 2018 con el cierre de varias plantas europeas y cuyo alcance todavía es una incógnita. El movimiento implicará esa reducción de modelos a producir y también un cambio en el catálogo actual, según UGT.

Aquí es donde cabe encontrar un rayo de esperanza para Almussafes, que es la única fábrica europea que produce el Kuga, el vehículo que mejor rendimiento le está reportando a Ford en el viejo continente, algo que confirmó la empresa ayer según supo este diario. “El Kuga da la rentabilidad esperada, pero otros modelos no tanto. Es nuestra joya de la corona y eso es una ventaja”, admitían fuentes sindicales, que no hacían pronósticos sobre los otros modelos.

En este contexto, la dirección y el comité de empresa acordaron abrir una mesa de diálogo para concretar los próximos pasos en un clima de incertidumbre. De hecho, UGT habló de que afronta esas negociaciones en un “escenario complejo” y con “incógnitas sin despejarse”. Entre otras, si habrá carga de trabajo suficiente para las cuatro plantas europeas de vehículos, las cuatro de motores y sus respectivas plantillas.

Compartir el artículo

stats