El gigante del transporte marítimo Maersk acaba de vender su filial para la fabricación de contenedores refrigerados, la empresa Maersk Container Industry (MCI). La asiática China International Marine Containers, CMCI, se quedó con la firma del grupo danés tras desembolsar 987,3 millones de dólares (unos 850 millones de euros al cambio actual) en un acuerdo firmado el pasado 27 de septiembre.