Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La recaudación fiscal por el beneficio empresarial rebota con fuerza en Galicia

La mejora laboral y los empleos del sector público siguen engordando el IRPF FdV

La vicepresidenta segunda y líder de las áreas de Unidas Podemos en la coalición de gobierno insiste en que habrá un acuerdo con los socialistas para los Presupuestos Generales del Estado del próximo año. “No tenemos ninguna duda”, remarcó ayer Yolanda Díaz, durante una entrevista en el programa Hoy por Hoy de la Cadena Ser en la que admitió abiertamente la existencia de “diferencias” en política de vivienda y fiscalidad.

La mejora laboral y los empleos del sector público siguen engordando el IRPF

“Si hay un acuerdo ya en todos los países para gravar al 15% el Impuesto de Sociedades, debe hacerse –defendió la también ministra de Trabajo, en referencia al histórico pacto de la OCDE–. ¿Por qué razón? Porque cualquier pequeño negocio paga más impuestos que una gran empresa en este país”. La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, comentó hace unos días que ve “razonable” la propuesta.

Yolanda Díaz dice que su nuevo proyecto político ya está en marcha y advierte que lo abandonará "como exista ruido"

Yolanda Díaz dice que su nuevo proyecto político ya está en marcha y advierte que lo abandonará "como exista ruido" Agencia ATLAS / EP

Y por ahí siguen las negociaciones. Los últimos datos disponibles con las diferencias en el tipo efectivo según el tamaño de la empresa son de 2019, cuando las firmas integradas en grandes grupos pagaron el 5,5% de sus ganancias y el resto superaron el 12%. De 2020 solo hay de momento la media de todas las compañías: un 8,3%, frente al 25% fijado en la normativa. Salvo algunas excepciones, fue un año muy duro para los resultados empresariales y, por tanto, en la recaudación del Impuesto de Sociedades, que en Galicia se desplomó un 44,8%, la segunda mayor caída entre todas las comunidades tras Baleares (46,2%). También aquí se nota que la situación de la pandemia y de la economía es otra bien distinta.

Los ingresos brutos del tributo entre enero y agosto crecieron un 26,6% en la región, hasta los 1.212,3 millones de euros, con alzas del 50% en los pagos fraccionados, un 2,1% en la declaración anual y un 56% en el resto de conceptos. Las devoluciones, en cambio, aumentaron mucho menos, un 14,8%, con casi 425,4 millones. La recaudación neta se situó en 393,5 millones, un 34,1% más que en los mismos meses del pasado 2020, como recoge el nuevo balance de la Agencia Tributaria. Es la mayor aportación del Impuesto de Sociedades en los últimos siete años en Galicia, a la espera de ver cómo finaliza el ejercicio.

El incremento de los ingresos homogéneos del impuesto en el conjunto del Estado fue del 23,6% hasta agosto. Sucede algo parecido al caso de Galicia. La “considerable reducción” de las solicitudes de devolución, un 32%, compensa el descenso del 7,9% en la cuota positiva de la declaración anual de Sociedades.

"No es un resultado sorprendente por cuanto corresponden a la declaración de 2020, por lo que cabía esperar un descenso de los ingresos "

decoration

“No es un resultado sorprendente por cuanto corresponden a la declaración de 2020, por lo que cabía esperar un descenso de los ingresos –explica el organismo–. La caída es más intensa en las pequeñas empresas, algo tampoco inesperado dado el mayor impacto que tuvieron el parón de la actividad y las limitaciones a la movilidad en los sectores con una mayor presencia de estas empresas”.

El Impuesto de Sociedades es un alumno aventajado de la recuperación en la cesta fiscal de Galicia, donde el resto de tributos también progresan adecuadamente. La recaudación total ronda los 4.977 millones de euros en los ocho primeros meses de 2021 tras un ascenso anual del 14,4%.

El IRPF mantiene la resiliencia que mostró incluso en los peores momentos de la pandemia. Los ingresos del impuesto con más peso en el saldo de la Agencia Tributaria en Galicia (2.343 millones de euros) avanzan un 11,5%, por encima del 7,5% del global del país. Sin tener en cuenta el extra de 320 millones de euros de 2020 “por una regularización” en una gran empresa”, las retenciones aumentaron un 3,4% y un 4,7% entre las de mayor tamaño.

“El crecimiento se explica, principalmente y como se ha visto en meses anteriores, por la mejora del empleo y, con ello, de la masa salarial”

decoration

El parón de sectores con mucha temporalidad y sueldos más bajos hizo que el pasado año, a pesar de la crisis, se elevase tanto el salario medio como el tipo efectivo del IRPF. El camino hacia la normalidad lo ha frenado.

Las retenciones en las administraciones subieron un 7,5%. El empleo público “sigue creciendo con intensidad”, aunque “a un ritmo ligeramente inferior”. “Al tratarse presumiblemente de nuevo personal con salarios más bajos –añade la Agencia Tributaria–, provoca que los incrementos de la retribución bruta media sean cada vez menores y que el tipo medio efectivo disminuya”. Las retenciones por pensiones siguen creciendo por encima del 7% y las del capital se aceleran. Las vinculadas al capital mobiliario aumentaron un 6,1% en agosto y un 3,5% en el acumulado anual, principalmente a las rentas de operaciones de capitalización y de contratos de seguros de vida o invalidez, “que este año están teniendo un comportamiento inusual particularmente positivo”; y las de ganancias por fondos de inversión dejaron en agosto 123 millones, frente a los 44 de hace un año.

En el resto de los principales tributos destaca en Galicia el fuerte rebote del IRPF de los No Residentes –un 190% más–; la subida del 11,6% en el IVA; y un 27% en los Especiales, gracias al acelerón del consumo de carburantes. 

Compartir el artículo

stats