El promotor inmobiliario Chino Evergrande bajo ayer el 11,61% en la Bolsa de Hong Kong como consecuencia del impago de un vencimiento de deuda. El jueves era la fecha límite para que Evergrande abonara el cupón de uno de sus bonos denominados en dólares. El pago debido era de cerca de 83,5 millones de dólares estadounidenses (71,16 millones de euros). Varios días antes, Evergrande informó al mercado de que había llegado a un acuerdo con los bonistas de sus bonos denominados en yuanes para el pago del cupón de ese instrumento, pero no pasó lo mismo con este bono. Según informó Reuters, los bonistas no recibieron el pago de la cantidad debida, por lo que se abre un periodo de gracia de 30 días antes de que el bono se considere como impagado.

Los reguladores chinos han instado a la compañía a finalizar las obras iniciadas y en negociar una quita de la deuda para evitar una quiebra a corto plazo. La amenaza de la bancarrota de la inmobiliaria más endeudada del planeta, con un pasivo superior a los 300.000 millones de dólares, ha tenido un efecto claro en las bolsas mundiales, a la espera de si se produce un efecto dominó en inmobiliarias y bancos chinos y un contagio posterior amplio en los mercados de deuda.