Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un grupo andaluz planea una megacentral en embalses usados por Iberdrola y Endesa

Panorámica del embalse de Prada. Iñaki Osorio

El único teléfono de Alberguería estaba en la casa de don Victorino Estévez, encargado de que nunca le faltase electricidad a la línea de ferrocarril entre Zamora y Madrid. La inmensa mayoría de sus vecinos en esta vieja aldea del concello ourensán de O Bolo, unos 500, vivían del campo –vino, cereales, patatas, castañas, todo tipo de ganado...– hasta que Hidroeléctrica Moncabril les echó.

Magtel, investigado por el escándalo de la mina de Aznalcóllar, tramita un proyecto de 191,5 millones para una hidroeléctrica de bombeo en el concello ourensano de A Veiga

La compañía, presidida en sus inicios por el hermano de uno de los ministros de Franco, consiguió de la dictadura los derechos para explotar las cuencas de la provincia. En abril de 1958 se marcharon las dos últimas familias y al año siguiente Alberguería quedó para siempre bajo las aguas del embalse de Prada.

En el año 1962, el Estado concedía a la empresa hidroeléctrica Moncabril el aprovechamiento integral de la cuenca del río Ulla.

Más de sesenta años después, la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil lo considera un lago “muy modificado” por las presiones en el uso. El diagnóstico es “peor que bueno”, según el borrador del Plan Hidrológico 2021-2027 que está ahora mismo en consulta pública. Al igual que el nuevo proyecto que quiere beber de él.

Magtel, un grupo con sede en Córdoba dedicado a la construcción, la ingeniería y las instalaciones energéticas, plantea la construcción de una megahidroeléctrica de bombeo a partir del embalse de Prada, que ya usa Endesa para la principal central de la zona, y el embalse de Santa Eulalia, del que sale el agua de otras instalaciones de Iberdrola.

  • Un grupo andaluz planea nuevas centrales eléctricas en cuatro embalses del Occidente
    Un grupo andaluz planea nuevas centrales eléctricas en cuatro embalses del Occidente Magtel solicita aprovechamientos de agua en los pantanos de Arbón, Doiras, La Barca y Salime para plantas con tecnología reversible

El promotor oficial que figura en la documentación remitida al Ministerio para la Transición Ecológica es Santa Eulalia Energía, una sociedad creada por Magtel hace menos de un año, el 30 de septiembre de 2020. Su intención es levantar una central reversible “que, además de suministrar energía a la red eléctrica, contribuya a dotar al sistema de generación de capacidad de regulación suficiente frente al creciente desarrollo de las instalaciones de generación no gestionable”, señala la compañía en referencia a la tecnología eólica y la solar.

Magtel tramita cuatro proyectos así en Asturias y otro en el lago de As Pontes

Las instalaciones de bombeo cumplen las mismas funciones que una hidroeléctrica convencional. Sueltan agua del embalse para mover turbinas y producir electricidad. ¿Qué les hace diferentes? Que en momentos de mucha generación y poco consumo, especialmente por las noches, pueden emplear la energía sobrante del sistema para llevar el agua otra vez a la balsa. De hecho, a la espera del desarrollo de baterías, en estos momentos son la única vía para almacenar electricidad a gran escala.

  • Naturgy invertirá 350 millones en otra “megabatería” hidroeléctrica en Galicia
    La compañía tramita la conversión de sus embalses de Salas y As Conchas en una central de bombeo con 350 megavatios | El proyecto incluirá una canalización sin presas nuevas

En el documento ambiental, Magtel recuerda que la propia Comisión Europea “destaca el importante papel de la soluciones innovadoras de almacenamiento energético para garantizar la integración de las fuentes de energía renovable en la red de la Unión Europea” con el bombeo “como la principal tecnología; y que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC 2021-2030) desarrollado por España para adaptarse a los objetivos comunitarios contempla un incremento de 6.000 megavatios (MW) en potencia de almacenamiento para llegar a 16.000 en hidroeléctricas y 9.500 en centrales reversibles.

  • 1. Central reversible de 160 MW

    Magtel aspira a aprovechar los embalses de Prada y Santa Eulalia para levantar otra central con tecnología de bombeo

    2. Choque con otras instalaciones

    Los dos embalses alimentan ya las concesiones que tienen en la zona Iberdrola y Endesa. Esta última presentó alegaciones

    3. La misma estrategia en otras zonas

    Magtel ha presentado más proyectos de este tipo en otras comunidades. En Asturias pretende construir cuatro hidroeléctricas.

La prevista por Magtel en Galicia suma 160 MW de bombeo construida en caverna. Estima una inversión de 191,5 millones de euros, IVA incluido, y 36 meses de ejecución con una media de 282 trabajadores y el pico por encima de los 400 en los momentos de más trabajo. Una vez que entre en funcionamiento, la plantilla será de 12 operarios. Las instalaciones se ubican en un espacio conocido como O Franxón, entre los embalses de Prada, donde estará la toma superior de agua, y de Santa Eulalia, a 9,2 kilómetros del núcleo de población principal de A Veiga.

“Si el proyecto no se instalase supondría la pérdida de un almacenamiento de 800 MWh con una potencia de 160 MW conectado al nudo eléctrico de Puente Bibey”, esgrime la compañía, que insiste en la importancia de “dotar de gestionabilidad a la red eléctrica ante el continuo desarrollo de instalaciones de energías renovables no gestionable”. Entre otros datos, llama la atención que el documento entregado a Transición Ecológica analice la curva de llenado de los dos embalses con supuestos datos de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, a pesar de que son competencia de la del Miño-Sil.

Endesa ya confirmó a FARO que ha presentado alegaciones al proyecto porque la nueva central condicionaría la gestión de su hidroeléctrica de Prada, que tiene una potencia de 66,4 MW y 24.000 litros por segundo en el caudal de la concesión. Lo están también haciendo otras compañías que se han encontrado con esta situación. En Asturias, por ejemplo, el grupo andaluz presentó planes para cuatro hidroeléctricas reversibles en áreas con saltos donde opera ya Repsol y una sociedad compartida entre EDP y Endesa. No es la única polémica que acompaña a Magtel, candidata también a explotar la nueva hidroeléctrica del lago de As Pontes en el concurso de Augas de Galicia. Su presidente y su vicepresidente están imputados por los presuntos delitos de prevaricación, tráfico de influencias, fraude y malversación en el escándalo de la adjudicación de la mina de Aznalcóllar (Sevilla) que desencadenó la salida del anterior presidente de la Sepi. 

Compartir el artículo

stats