Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El coste de la vida se desboca en Galicia

Los precios se incrementaron casi un 4% en agosto y el IGE prevé que puedan llegar al 4,6% a lo largo de este mes de septiembre

Compradores en el mercado del Calvario de Vigo, ayer. |   // ALBA VILLAR

Compradores en el mercado del Calvario de Vigo, ayer. | // ALBA VILLAR

Cualquier producto que se pueda imaginar es el resultado de un cúmulo de procesos que arranca con las materias primas necesarias para su fabricación, sigue con los trabajos de elaboración en sí mismos y llega hasta el establecimiento de turno a través del transporte y la logística. Todos los eslabones comparten un ingrediente común: la energía. Y si su precio sube, el efecto dominó es casi instantáneo en la cadena. Más incluso cuando, como está ocurriendo, al incremento de los costes por la electricidad, el gas o los carburantes, que se llevan buena parte del presupuesto de los hogares, se suma un grave problema de desabastecimiento de muchas materias primas, especialmente los metales, porque la recuperación pospandemia dispara la demanda mundial en casi todas las industrias.

La vida se encarece. Se empezó a notar en el arranque del año, cuando la inflación en Galicia dejó atrás las estrepitosas caídas de los meses más duros de la pandemia, y el pasado agosto pegó un fuerte acelerón, sin que de momento haya señales de un posible cambio de tendencia a cortísimo plazo.

A la cabeza de las comunidades

Los precios el mes pasado aumentaron en la comunidad un 3,9% en comparación con agosto de 2020, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y su homólogo en Galicia, el IGE, que prevé que la tasa este septiembre se dispare hasta el 4,6%. La región lidera junto con Castilla-La Mancha (4%) el alza anual de la inflación, mientras que en el conjunto de España alcanzó el 3,3%.

Los dos grandes grupos con mayor ascenso del Índice de Precios al Consumo (IPC) en agosto en Galicia fueron la vivienda, el agua, la electricidad, el gas y otros combustibles destinados al hogar (13,7%) y el transporte (9,4%) por el impacto de la subida de la electricidad y los derivados del crudo, respectivamente. De hecho, la electricidad y el gas en Galicia fueron en agosto un 29,1% más caros que en el mismo mes del pasado año y los carburantes para automoción elevaron su coste un 20,5%. De ese 3,9% de incremento general de la inflación en la comunidad, el recibo eléctrico y del gas supone casi el 1,6% y otro 1,6% el coste de llenar el depósito del coche.

También otros sectores

Pero no fueron los únicos sectores claramente inflacionistas en Galicia. Los servicios de alojamiento exprimieron el principal mes de la campaña turística con una subida de tarifas del 6,6% y la cesta de la compra se encareció un 2,6%, principalmente por el ascenso de los aceites y las grasas (22,8%) y las frutas frescas (4%). En cambio, el precio del alcohol bajó un 3%; un 3,5% los textiles y accesorios para el hogar; y un 3,1% las comunicaciones.

Compartir el artículo

stats