Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

China mete (más) miedo al naval europeo

Su industria se reivindica con el primer gran crucero hecho en el país

El crucero, en el astillero Shanghai Waigaoqiao.   | // SWS/CSSC

El crucero, en el astillero Shanghai Waigaoqiao. | // SWS/CSSC

“Hacemos lo que decimos”. Es un mensaje publicado esta semana en redes sociales por uno de los máximos responsables del astillero chino Shanghai Waigaoqiao Shipbuilding, uno de los que conforman el gigante público de construcción naval China State Shipbuilding Corporation Limited (CSSC). Y es un mensaje acompañado de una foto muy singular, que muestra los avances a galope de Pekín en su ambición de desplazar al naval europeo en una de sus especialidades: los cruceros. La atarazana ha cristalizado el criticado acuerdo entre el astillero italiano Fincantieri, que en 2018 acordó llevarse parte de su know-how en este segmento a suelo asiático.

El resultado es ya más que visible, un buque de casi 324 metros de eslora y 37 de manga, con capacidad para 5.246 pasajeros. “Los grandes cruceros son productos de alta tecnología y alto valor añadido en los que China todavía no se ha especializado”, valoró hace casi un año el Gobierno estatal, cuando arrancaron los trabajos de corte de chapa.

Compartir el artículo

stats