Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El COVID frena el emprendimiento en la hostelería gallega y acelera en tecnología

La recuperación económica del comercio depende en gran medida de la digitalización de las pymes

La Escuela de Guerra y el Instituto de Investigación para las Ciencias Sociales y del Comportamiento del Ejército de los EE UU organizaron en febrero de 1991 un congreso con expertos en gestión de equipos y académicos para analizar los retos del liderazgo en cúpulas de organizaciones tan complejas como la suya.

En Galicia nacieron hasta agosto 2.797 sociedades, 179 más que durante 2019

Les interesaba especialmente desentrañar la importancia del entorno en la toma de decisiones, una auténtica obsesión desde el estallido de la Guerra Fría por la enorme inestabilidad en el mapa geopolítico y las continuas revoluciones tecnológicas. De hecho, el Ejército estadounidense hizo muy popular en las clases con sus cadetes el concepto VUCA, acrónimo de las palabras volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad en inglés que los gurús de la consultoría Warren Bennis y Burton Nanus acuñaron ya en 1986 para identificar los riesgos a la hora de trazar una estrategia. Como muchas otras cosas exprimidas antes en el ámbito militar, el modelo VUCA saltó al sector civil como guía de referencia para los responsables de las empresas y hoy se habla otra vez de ella porque la situación provocada por la pandemia es un ejemplo clarísimo de un mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo que lo condiciona todo. Hasta el emprendimiento.

La apertura de negocios en Galicia sigue la misma tendencia que el resto de la economía. Hay luz al final del túnel, a la espera de ver cómo evoluciona el coronavirus y la actividad en otoño. Entre enero y agosto se crearon en la comunidad 2.797 empresas, un 35,4% más que en el mismo periodo del pasado ejercicio (2.065).

En Galicia nacieron hasta agosto 2.797 sociedades, 179 más que durante 2019

La comparación está distorsionada por los meses de confinamiento y restricciones de 2020 que, además de paralizar los centros de producción, bloquearon los trámites para la formalización de una sociedad en el Registro Mercantil. Sí tiene más sentido mirar la evolución con respecto a 2019. Y no es mala. En estos ocho meses que van de 2021 nacieron 179 empresas más que antes de la pandemia, según el balance publicado ayer por el Instituto Galego de Estatística (IGE).

Se alargue o no, la crisis es lo suficientemente elocuente para acelerar cambios que se preveían a más largo plazo y que muchos sectores contengan la respiración. La hostelería camina encima del alambre después de un verano muy bueno. No hay demasiados incentivos aún para lanzarse a abrir nuevos bares y restaurantes. Es, de todas las actividades que destacan habitualmente en la creación de empresas, la que sigue con más atonía: 227 firmas, solo un 5,8% más que en el atípico 2020 (215) y un 12% por debajo de 2019 (258).

“Cuando todavía muchos negocios del sector están a medio gas tiene todo el sentido del mundo que ocurra esto, sin perder de vista la incertidumbre que persiste sobre la crisis sanitaria en la actividad más afectada por las restricciones”

Santiago Lago - Catedrático de Economía Aplicada de la Universidade de Vigo y director del Foro Económico de Galicia

decoration

“Hay mucha incertidumbre para el otoño”, confirma Rubén Pérez, propietario del local vigués Lolatino y presidente de los comerciantes y hosteleros Zona Náutico de la ciudad. Muchas inversiones “se han frenado”. “Aunque es cierto que llevamos tres o cuatro aperturas nuevas este año –añade– y nos gusta ver el vaso medio lleno”. El gremio confía en que el nuevo protocolo de seguridad impulsado por la Xunta sirva para evitar los cierres si la pandemia se complica y ven la recuperación de la caja al completo en 2022. “Ya en julio y agosto ha habido algunos negocios que igualaron las cifras de 2019”, indica.

  • Galicia enfila la recuperación económica con la industria a la cabeza y el consumo al alza

El comercio sí parece volver al dinamismo habitual en su demografía. Tanto los establecimientos al por mayor como los minoristas, a la cabeza ambos de la creación de empresas en Galicia, registran incrementos anuales superiores a la media: 43,1% y 65,6%, respectivamente. Lo mismo que la construcción especializada, donde las nuevas sociedades repuntan cerca del 57% este año. Pero sí hay una parte del ladrillo que sobresale es la actividad inmobiliaria por el auge de las compraventas y el mercado del alquiler. Suma 75 empresas, lo que supone una subida del 70%. La construcción de edificios, en cambio, solo crece un 2,6%.

El sector que saca más músculo en este entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo es la programación, la consultoría y en general los servicios relacionados con la informática. “La digitalización”, remarca Santiago Lago. “Esta sí es una tendencia de fondo y afecta a todos los sectores –continúa el catedrático–. Pensemos en el comercio. Si Inditex tiene esa apuesta tan grande por la digitalización, imagina el tendero de la esquina. Va a haber una adaptación”. Las empresas del ramo en Galicia aumentan un 102%, en casi un centenar.

En esa misma línea, y con el espaldarazo que los fondos europeos del Next Generation dan a las nuevas tecnologías, pero también a la transición energética y la reindustrialización, el número de empresas dedicadas a los servicios técnicos de arquitectura e ingeniería se disparan este año un 85,7%, hasta las 78, según los últimos datos del IGE. Servicios de alojamiento y transporte terrestre dejan avances muy parecidos al del total de sociedades mercantiles, alrededor del 30% de alza, mientras que los servicios financieros elevaron la constitución de empresas un 94%. 

 

Compartir el artículo

stats