Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hogares gallegos encaran la “cuesta de septiembre” más cara en dos décadas

Los hogares gallegos encaran la “cuesta de septiembre” más cara en dos décadas

La inflación sigue aumentando en Galicia (así como a nivel estatal y europeo) en la misma medida que se atisban señales claras de recuperación económica de la pandemia, con el repunte del consumo y de la actividad comercial.

El precio de los alimentos se ha elevado un 46% en la comunidad gallega respecto a hace 20 años, la ropa se ha encarecido un 9% y los combustibles escalan un 89%

Pero esta escalada de precios, del 3,5% en julio, propicia que los gallegos se encuentren ante la cuesta de septiembre más cara de las últimas dos décadas. No se trata solo de la tan polémica subida de los precios de la electricidad. Afecta a otras compras de primera necesidad de las familias, como la alimentación, el calzado y la ropa o el combustible.

Adquirir alimentos en la comunidad gallega es hoy un 46% más caro que en 2002, según reflejan los datos del Instituto Galego de Estatística (IGE). Ya el pasado junio, la agencia de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), advirtió sobre la escalada de precios en este segmento a lo largo y ancho del mundo. Un alza propiciado por la reapertura de las economías desarrolladas que añade presión a los productores de alimentos a escala global.

  • Galicia encabeza el subidón de los precios, que ya crecen casi el doble que los sueldos

    La inflación alcanza el 3,3% en junio en la región, la cifra más alta en cuatro años, por el encarecimiento de los productos energéticos y el cuello de botella en las materias primas

También el Fondo Monetario Internacional lanzó un aviso en este sentido, pues pronostica que los precios de los alimentos vivirán un nuevo repunte que llegará al consumidor durante el presente ejercicio y el que viene. La subida de precios de los alimentos tiene su origen en los años previos al estallido de la pandemia, impulsada por una suerte de tormenta perfecta en la que influyen, entre otros factores, el pujante consumo de China de cereales básicos, la grave sequía que afronta Brasil, el incremento del coste de los fletes de transporte marítimo o la creciente demanda de biocombustibles. El precio de los alimentos en Galicia aumentó un 6,6% en el último lustro.

  • La pandemia desplomó el gasto por hogar en Galicia a su nivel más bajo en 14 años

    Baja el dinero destinado a hostelería y transportes, mientras sube en alimentación, vinos y cervezas | Las familias gallegas, a la cabeza con el mayor desembolso en bebidas alcohólicas

Hay otras compras tan cruciales como tradicionales del mes de septiembre que también se han encarecido. Lo ha hecho en menor medida la ropa, que arrastra desde hace dos décadas una subida de precios del 8,9%, la más baja de los elementos analizados.

De hecho, el alza del índice de precios en este segmento en el último lustro supera, por poco el 1%. No ocurre lo mismo con el calzado, que arrastra un rebote de precios del 23% en las últimas dos décadas. Un incremento que se ha ido moderando desde la fuerte subida que experimentó en la década de los 2000 y que deja el repunte de los últimos cinco años en un 2,6%.

El aumento del coste del precio de las materias primas y, en este caso, del petróleo, también ha resultado en un incremento del coste de los combustibles y, por tanto, del transporte. El diésel marcaba, también, sus niveles máximos en los últimos veinte años el pasado julio, con hasta 1,28 euros por litro. Una cifra que supone un repunte del 87%, según los datos recopilados por el Ministerio para la Transición Ecológica, como avanzó FARO. Esos 1,28 euros distan de los 1,07 euros por litro que marcaba el gasóleo en Galicia en julio de 2020.

A récord diario

Lo de la escalada de la luz pulveriza todos los récords. Hoy lunes se espera que el precio medio diario del mercado mayorista de la electricidad (pool) marcará otro nuevo máximo histórico, en un verano plagado de ellos. El coste de la electricidad llegará a los 124,45 euros por megavatio hora (MWh) y dejará atrás los 122,76 euros MWh del pasado jueves que lideraba el histórico hasta ahora.

Es cierto que la manera en la que se estructura el recibo de la luz ha variado en los últimos años. El nuevo sistema tarifario, que entró en vigor el pasado junio, introduce discriminación horaria y simplifica las tarifas. Esta factura se desglosa de la siguiente manera: el 55% del recibo corresponde a los cargos (32,6%) y a los peajes (22%), el 24,1% corresponde al coste de la energía y el 21,4% a los impuestos. Aún así el precio en el mercado mayorista sirve como indicador para dilucidar cómo los niveles de la electricidad, prácticamente se han duplicado desde 2008, un año en el que los precios no fueron precisamente bajos, en comparación a los que le seguirían, y en el que el precio medio del MWh fue de 64,43 euros.

  • El subidón de la luz salta a la cesta de la compra: Galicia, donde más crece

    “La de la luz no es una subida tan pequeña como para que no tenga consecuencias”

Los máximos precios de la electricidad que se están alcanzando en España y Europa responden, entre otros motivos, a los también históricos precios del gas en el mercado internacional. Un coste que se ha visto tensionado no solo por la elevada demanda de Asia sino también por los bajos suministros de gas procedente de Rusia, el principal suministrador de gas natural licuado (GNL) de Europa. Todo ello considerando que el Rusia todavía no ha puesto en marcha el gasoducto NodStream 2, que servirá para suministrar gas directamente hasta Alemania.

A ello se suma la reciente la ruptura de relaciones entre Argelia y Marruecos. Una tensión geopolítica que pone en jaque el abastecimiento gasístico de España, que se suministraba en hasta un 30% del gas argelino. Parece que el gasoducto Magreb-Europa, que distribuye gas argelino a España a través de Marruecos, saldrá de la escena aunque Argelia se ha comprometido a cubrir el suministro de gas natural de la península a través de otro gasoducto, el de Medgaz, que conecta, directamente, ambos países.

Compartir el artículo

stats