Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El dopaje de la caída del paro en Galicia: las no renovaciones

Imagen de una oficina de empleo. RICARDO GROBAS

Suponen el 32% de las bajas de demanda de empleo en el primer semestre, con especial indicencia en el mes de abril

El avance de la vacunación de la población, la relajación de las medidas para contener la pandemia además del verano, y el turismo asociado a él, han propiciado que, mes tras mes, se venga anunciando una caída del paro en la comunidad gallega. El último dato, el de julio, atestiguaba que el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo había bajado en 5.784 desempleados, respecto al mes anterior, el de junio. Lo que supone un descenso del 3,67%.

En una retrospectiva mensual desde principios de año, la tónica ha sido similar. Pero si se analizan los datos en detalle, se puede observar que este descenso de las listas del paro responde, en gran parte, a que, a lo largo del 2021, han aumentado las bajas por no renovación en las estadísticas. En lo que va de año, Galicia cuenta 88.514 bajas de demanda de empleo por no renovación, es decir, más de 88.500 personas que han salido de las listas del servicio público de empleo por no efectuar esa revisión periódica de la demanda.

La comunidad gallega cuenta en el primer semestre del año con 276.837 personas que se dieron de baja como demandantes de empleo. Un cómputo en el que entran las bajas por colocación, sean con o sin oferta previa, la no renovación y otras causas distintas a encontrar un empleo. Así es que, esas 88.514 personas que no renovaron su prestación suponen el 32% del total de las bajas de demandantes de empleo en 2021.

“Esta bajada de la afiliación es lo peor que puede ocurrir. Implica que estamos perdiendo activos”, analiza el experto en mercado laboral, Enrique Negueruela. La cifra es especialmente llamativa en el mes de abril, cuando se alcanzó el pico máximo de bajas por no renovación en Galicia en lo que va de año, hasta las 29.201, lo que supone el 70% de las bajas totales de demanda de empleo. “Es el triple que en el mismo mes de 2019”, compara Negueruela. Se trata de la principal causa de baja en el cuarto mes del año, por delante a la colocación u otras causas. Unos elevados índices que podrían responder a la incidencia de la cuarta ola del coronavirus y las restricciones asociadas a ella.

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) anunció, de hecho, que desde el 1 de julio no era posible continuar con la renovación automática de la demanda de empleo. Esta fórmula, la de renovación automática, surgió como una medida excepcional que tomaron las comunidades autónomas por la pandemia. Su aplicación ha implicado que, en todas las regiones, la contabilización de las bajas por no renovación se redujo a cero entre abril y diciembre del pasado ejercicio, por el COVID. Y esta fue la tónica que se siguió en muchas comunidades autónomas hasta junio de 2021, a excepción de Galicia y País Vasco, donde la renovación automática parece que se rescindió antes. La primera de ellas empezó a contabilizar las no renovaciones en enero de 2021, la comunidad vasca, por su parte, lo hizo en diciembre de 2020 y contabiliza 164.729 bajas de demandantes de empleo por no renovación.

Sin embargo, Navarra dejó de aplicar esta medida extraordinaria en mayo del presente ejercicio. Por su parte, Andalucía, Aragón, Asturias y Cataluña comenzaron a contar las bajas por no renovación y dejaron su renovación automatizada el pasado mes de junio. Las comunidades restantes se prevé que puedan hacerlo a partir de julio, con el fin de la medida extraordinaria que anunció el SEPE.

Desde la Consellería de Emprego de la Xunta explican que la renovación automática “fue una medida motivada por las circunstancias y que antes de la pandemia no existía”, apuntan, “ se eliminó la renovación automática, pero la demanda de empleo se puede seguir tramitando sin necesidad de acudir a las oficinas”.

situación

  • Bajas por no renovación

    Entre enero y junio de 2021 son 88.514 gallegos los que no han renovado periódicamente la demanda de la prestación por desempleo.

  • Las bajas en la comunidad

    En el primer semestre del año se han contado 276.837 bajas de demandantes de empleo, sea por colocación o por otras causas.

  • Abril, un mes excepcional

    En el mes de abril Galicia registró el mayor número de bajas por no renovación, hasta 29.200, el triple de las del mismo mes de 2019.

Compartir el artículo

stats