Telefónica ha obtenido un beneficio récord de 8.629 millones de euros en el primer semestre de 2021 como consecuencia de las plusvalías provenientes del cierre de la fusión de O2 y Virgin Media en el Reino Unido y de la venta de las torres de Telxius en el resultado del segundo trimestre. Sin embargo, los ingresos del grupo, que alcanzaron los 20.305 millones de euros en el periodo, cayeron un 6,5% con respecto a junio de 2020, aunque en términos orgánicos crecen un 0,9%.

Estas históricas cifras vienen impulsadas por el desempeño en el segundo trimestre que fue cuando la multinacional que preside José María Álvarez Pallete cerró las dos grandes ventas del ejercicio. En este sentido, entre abril y junio, Telefónica obtuvo un beneficio de 7.743 millones de euros, mientras los ingresos del grupo se han situado en los 9.964 millones de euros, un 3,6% menos que en el mismo periodo de 2020, pero un 3,4% más en términos orgánicos. El OIBDA ha acelerado la tasa de crecimiento interanual en el segundo trimestre de manera orgánica hasta el 3,3%, con un aumento del 1,7% en la primera mitad del año.

La finalización de estas transacciones ha propiciado una histórica reducción de la deuda financiera neta del grupo que acaba junio en los 26.200 millones, un 29,5% por debajo de la de junio de 2020. En los últimos cinco años, la deuda de la compañía ha sido rebajada a la mitad, desde los más de 52.000 millones de euros registrados a junio de 2016.

“Estos resultados demuestran que Telefónica está en la senda correcta, ejecutando su plan estratégico como acelerador crítico en el proceso de transformación de la compañía. Telefónica consolida su liderazgo como una compañía que aprovecha todas las oportunidades que ofrece la revolución digital, como una compañía responsable, sostenible y apostando siempre por la excelencia operativa”, explicó el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en un comunicado.