Los precios han seguido su escalada en julio con una tasa anual del IPC del 2,9 %, dos décimas más que en junio y la más alta desde febrero de 2017, cuando fue del3 %, en un contexto de subuda de costes energéticos y recuperación de la demanda.