El Gobierno prevé aprobar en el Consejo de Ministros de hoy la oferta de empleo público (OEP) de este ejercicio 2021. Esta será para el conjunto de la Administración General del Estado (AGE), incluyendo los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, y sacará a oposición un total de 30.455 plazas. Con la convalidación de hoy, el Ejecutivo valida el número total de plazas y a partir de los próximos meses Función Pública irá concretando el calendario de oposiciones para que los posibles candidatos se postulen a las mismas.

Desde el Gobierno calificaron esta OEP como la “más grande de la historia”. Es el 8,5% mayor que la del año pasado. De todas formas no supera en términos absolutos la de 2019, que ya fue bautizada en su día bajo el mismo epíteto. Pues la cifra de aquel entonces, sumando las plazas de estabilización incluidas (en esta no hay oferta de este tipo), fue de 33.793 plazas. De todos modos en la actual oferta el número de plazas de acceso libre y promoción son superiores. Es decir, es la más grande de la historia si se no se suman los procesos de estabilización de interinos.

Promoción interna

Del total de 30.455 plazas anunciadas, 23.491 son de funcionarios de la AGE y el resto forman parte de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Dentro de las plazas de la AGE, 13.982 son de acceso libre (es decir, supondrán la incorporación de nuevos empleados públicos) y las 9.509 restantes son de promoción interna (es decir, sirven para que funcionarios ya con plaza puedan ascender). No habrá en esta convocatoria plazas para la estabilización del personal eventual, explican desde Función Pública, dados los reducidos niveles de temporalidad en la AGE (cercanos al 8%), en contraposición a los altos niveles que sí existen en otras esferas, como la educación o la sanidad (cercanos al 40% y gestionados desde las autonomías).

Los sindicatos más representativos de la Función Pública –CSIF, CC OO y UGT– no han sido consultados en relación a esta última cifra y la oferta pública saldrá sin su visto bueno. La intención del Ejecutivo es citarlos a lo largo de esta semana para informarles de los detalles ya publicados en el Boletín Oficial del Estado (BOE). No obstante, las centrales ya adelantan que, pese a la mejora, continúan viendo escasa la cifra planteada para revertir el proceso de envejecimiento de las plantillas de la AGE y la pérdida de efectivos durante la última década.

Actualmente hay 2,7 millones de trabajadores en la plantilla de la Administración General del Estado, una esfera desde la que se gestionan los ministerios e instituciones como el SEPE o la Tesorería General de la Seguridad Social. El progresivo envejecimiento de las plantillas es un problema que se arrastra desde hace años, debido a unas ofertas públicas de empleo limitadas, y actualmente la media de edad de los trabajadores se encuentra en los 51,6 años, según datos del Boletín Estadístico del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas.

A ello se suma la falta de dimensión de las ofertas de empleo públicas en los últimos años, que ha provocado una pérdida del 22% de efectivos en los servicios gestionados desde la AGE.

El techo de gasto incluirá unos 20.000 millones de fondos de la UE

El Gobierno aprobará hoy el denominado techo de gasto para los Presupuestos Generales del Estado del año que viene, que no dará un salto tan drástico como el de 2021 cuando se incorporaron unos 26.000 millones de los fondos europeos Next Generation con un alza del 53%, pero que seguirán siendo de tendencia expansiva, según fuentes del Ejecutivo central. La cifra a incorporar de fondos europeos para las cuentas del año que viene rondaría los 20.000 millones, según las fuentes consultadas. El techo de gasto de 2021 llegó a los 196.097 millones gracias a unos 26.000 millones previstos por los fondos europeos Next Generation, aunque quedará en unos 19.000 millones. De esta cantidad procedente de Europa próximamente llegarán los primeros 9.000 millones, una vez aprobado por Bruselas el plan de recuperación español. El resto correspondiente a la primera entrega semestral se dan por hechos este año. La cuestión será más complicada en 2022, ya que las revisiones y los desembolsos semestrales están condicionados a hitos como la reforma de las pensiones o las medidas relacionadas con el mercado laboral.