El Gobierno llevará al Consejo de Ministros de la próxima semana para su aprobación el proyecto estratégico –PERTE– de la automoción, que busca fabricar coches eléctricos en España, según confirmó ayer la ministra de Industria, Reyes Maroto. En una jornada sobre los retos del sector de la automoción en Casa Seat, Barcelona, la ministra aseguró que, con este PERTE, “España se situará en la vanguardia de la movilidad eléctrica y conectada”.

Seat y el grupo Volkswagen tienen un papel protagonista en el PERTE, en el que participan también una quincena de empresas como Iberdrola, Telefónica y CaixaBank, y que tiene como objetivo último garantizar la transición del sector de la automoción a la electromovilidad.

La ministra se mostró convencida de que España está “en una buena situación para encarar la transformación del sector”, que, auguró adquiere la forma de una “verdadera revolución” hacia el coche eléctrico porque cambia no sólo la tecnología, sino también los modelos de negocio e impacta en toda la cadena de valor.

El PERTE de la automoción, el primer proyecto estratégico que lanza el Ejecutivo en el marco del plan de recuperación basado en los fondos europeos, ambiciona convertir España “en un hub europeo de la movilidad eléctrica y conectada”. El Gobierno impulsa el vehículo eléctrico y el coche conectado para apoyar al segundo sector industrial español, subrayó la ministra.