La Comisión Europea ha anunciado una multa de 875 millones de euros que deberán afrontar entre el grupo Volkswagen –incluidos Audi y Porsche– y BMW por frenar el desarrollo de la tecnología AdBlue para reducir las emisiones contaminantes de motores diésel.