Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cara y cruz del IVA europeo: el impacto en las empresas gallegas

Vista del centro logístico de Amazon en Porriño.

Vista del centro logístico de Amazon en Porriño. R. Grobas

La nueva directiva de la Unión Europea (UE) tiene por objetivo asegurar la igualdad de condiciones de competencia entre operadores de dentro y fuera la de UE, recaudar el tributo en el territorio de consumo y simplificar los trámites burocráticos. Tanto las pymes gallegas, como gigantes como Amazon echan cuentas del impacto de esta medida en sus productos

Fue a principios de los 2000 cuando arrancó una tímida regulación fiscal al comercio electrónico. Amazon, por entonces, era poco más que una plataforma de venta de libros por internet. Internet, aún no era tan global y los smartphones ni habían entrado en escena. Han hecho falta más de dos décadas, pero este mes entró en vigor el nuevo IVA europeo del comercio electrónico, en un intento de Bruselas por convertirse en un mercado único y poner fin al fraude y a los problemas de competencia que generan las grandes plataformas de ecommerce. La directiva europea 2017/2455, y el real decreto 7/2021, cambian las reglas del juego para las pymes que venden a través de internet dentro de la Unión Europea (UE).

"A partir de los 10.000 euros tu IVA no puede ser español, tiene que ser el del país de destino”

decoration

La normativa afectará a todas aquellas empresas gallegas con ventas intracomunitarias a distancia. Una de las principales novedades es que establece que aquellos negocios que superen unas ventas de 10.000 euros, tributarán en el Estado miembro de destino. Una norma que supone un punto de inflexión de cara a homogeneizar, dentro mercado intracomunitario, el importe a partir del cual se tributa en un Estado. “Cada país tenía, hasta ahora, un umbral distinto. Para los negocios era difícil de gestionar”, explica el socio de Grant Thornton en Vigo, José Ramón Cuervo. “Ahora, a partir de los 10.000 euros tu IVA no puede ser español, tiene que ser el del país de destino”.

El tipo de IVA habitual en la Unión Europea va desde el 17% de Luxemburgo hasta el 27% de Hungría, pasando por el 19% en Alemania, el 21% en España o el 25% en Dinamarca. Una coyuntura que podría plantear ciertas complicaciones en los casos en los que el gravamen sea más elevado, ya que los empresarios gallegos deberán escoger si este aumento impositivo impacta en el bolsillo de sus consumidores o, en caso de no poder modificar su rango de precios de mercado, castiga sus márgenes de beneficio, reflexiona Cuervo.

Es probable que “los comerciantes más modestos con venta online opten por soportar en sus márgenes estas diferencias porcentuales de los distintos tipos impositivos o desestimar la venta en determinados países, pero con la ventaja de que ahora los grandes operadores ya no les servirá de nada la estrategia de establecerse en países con bajos tipos impositivos para poder vender aprovechándose de estas ventajas fiscales como pasaba hasta la fecha”, analiza Enrique Lago, presidente de la Federación de Comercio de Pontevedra.

Para el comercio integrado en las grandes plataformas –por ejemplo, esas 500 pymes gallegas que venden en Amazon– es “importante que se revisen todos contratos y acuerdos para asegurar que las responsabilidades, en cuanto a la declaración e ingreso del IVA estén claramente definidas, ya que ahora la nueva ley responsabiliza a la plataforma del IVA generado en todas las ventas tramitadas a través de la misma”, matiza Lago.

Competencia con los grandes

La normativa implica cambios para titanes como Amazon o Alibaba. Desaparece del juego esa exención por la que, hasta ahora, si un cliente compraba un producto con un precio inferior a 22 euros a una plataforma de ecommerce china o estadounidense, esta se ahorraba los impuestos y aranceles. “Supone que los ecommerce y aquellos negocios que practican dropshipping –un modelo de negocio que se basa en la venta online de productos al por menor sin necesidad de tenerlos en stock– pagarán IVA en todos sus productos y no tendrán una ventaja fiscal frente al comercio nacional”, resalta Lago.

José María Seijas: “Va a desaparecer la competencia desleal de los ‘ecommerce’”

decoration

Una medida con buena acogida por parte del comercio local. “Se venía reclamando que hubiera una equiparación. Va a desaparecer esa competencia desleal”, asegura el presidente de la Federación Gallega de Comercio, José María Seijas. “Para el Gobierno va a suponer una gran recaudación”. El portavoz estima que los gigantes del sector repercutirán este coste en el consumidor, con incrementos de precios que los equiparará con el del comercio nacional.

Simplificación de trámites

Las pymes podrán olvidarse de hacerse un CIF en el extranjero y de tener gestores para sus tributos en los países de destino. Entra en funcionamiento la ventanilla única, que permite, con una única declaración electrónica presentada ante la administración tributaria española, ingresar el IVA de todas las operaciones realizadas en la UE. “Las empresas españolas que venden fuera podrán presentar en España los impuestos de cada país”, recuerda Cuervo. 

Las claves

  • Tipo impositivo del país de destino

    Las plataformas deberán aplicar el IVA del país de destino de la mercancía, en lugar del de origen, como establece la ley actual.

  • Excepción para pequeñas empresas

    Aquellos negocios que no superen los 10.000 euros de ventas en un país podrán tributar el IVA del país de origen.

  • Los productos procedentes de China

    Para la venta de bienes importados de terceros países, el vendedor deberá escoger un país de la UE para registrarse y pagar el IVA.

Compartir el artículo

stats