La junta general de accionistas de Abanca, presidida por Juan Carlos Escotet Rodríguez aprobó ayer, en su reunión anual ordinaria, las cuentas anuales correspondientes a 2020 y la gestión de la entidad en el ámbito de la responsabilidad corporativa durante el pasado ejercicio. En el encuentro, en el que estuvo representado el 91,85% del capital social de la entidad, se aprobaron las cuentas anuales individuales y consolidadas de 2020. Abanca alcanzó los 100.000 millones de euros en volumen de negocio y se situó como líder en calidad de activos en España con la menor tasa de morosidad, un 2,0%, y con la mayor cobertura de activos improductivos, un 83,4%. El banco mantuvo un elevado nivel de capitalización y una sana estructura de financiación.

Los accionistan dieron luz verde, por una amplia mayoría, a los nueve puntos que conformaban el orden del día.La junta refrendó también la actividad social desarrollada por la entidad durante 2020 y la información no financiera incluida en la memoria de responsabilidad corporativa, que incorpora como principal novedad la relevancia que cobra la información vinculada con la sostenibilidad y el medio ambiente. Por primera vez, la memoria incluye el reporte de los avances realizados por el banco en lo relativo a los principios de Banca Responsable.