La Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) advirtió ayer que “la escalada de las volatilidades de las materias primas a nivel mundial y de la energía, especialmente de la electricidad en el mercado nacional, comprometen la competitividad de sectores productivos estratégicos” como la automoción y auxiliares, la construcción y la logística, entre otros. Así lo constató después de la reunión de su comisión de competitividad y fondos de la Unión Europea. En concreto, se refiere a productos como acero, aluminio, madera, plásticos y cobre, metal imprescindible en los elementos electrónicos y cuyas disponibilidades llevan al alza lustros.

La situación ha llevado a incrementos en los materiales, que en algunos casos superan el 50%, de acuerdo con los datos que maneja la patronal gallega. Mención especial, según indica, merece la energía: el valor del barril Brent y la electricidad “no han tomado un camino muy diferente”.