Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

China constipa el transporte global

Los contenedores se acumulan en el puerto chino de Yantian. | // FDV

El transporte marítimo está teniendo un peso clave en el coste de las mercancías. La logística encarece el precio de las materias primas en un momento en el que la pandemia ha dejado al sector en una situación de desbarajuste: en un primer momento por el parón económico y, luego, por el empuje de una demanda inusitada. Tanto es así que la congestión de contenedores en el puerto internacional chino de Yantian supera ya a la derivada de la crisis del Canal de Suez. Los containers que no han podido salir del puerto del sur de China acumulan un retraso de 16 días frente a los seis de bloqueo provocado por el buque Ever Green el pasado mes de marzo.

La situación en el gigante asiático se agrava y se traslada del que es uno de los principales puntos de entrada y salida de mercancías a otros puertos del país asiático: Shekou, Nansha y Xiamen, según fuentes del mercado consultadas por FARO. La terminal internacional de contenedores de Yantian se encuentra operando al 40% de su capacidad, lo que está generando retrasos en las salidas de las embarcaciones y, por tanto, de mercancías. Teniendo en cuenta que se trata de una situación de causa mayor, las empresas tienen que asumir los costes derivados de estos atascos en el tráfico marino asiático, en lugar del Gobierno chino. Así la logística termina encareciendo el precio final de los producto.

Desde que terminó el confinamiento más severo, las empresas del sector del transporte marítimo son testigos de un repunte de la demanda “para traer materias primas desde China, lo que ha conllevado un aumento importante del precio de los fletes”, apunta Rubén Mera, secretario general de Asemaco (Asociación de Empresarios de Materiales para la Construcción). Otros puertos experimentan, en paralelo, las consecuencias de la falta de contenedores que ven inflados sus precios. De hecho, la industria gallega ya acusa el incremento del coste del transporte en contenedores se ha duplicado e incluso triplicado en los últimos meses, como avanzó FARO. Si hace un año el envío de un container lleno de calamar a Qingdao (China) costaba, desde Vigo, 2.400 dólares (1.960 euros), ahora la factura alcanza los 4.000 dólares (3.270 euros), según i una de las principales consignatarias gallegas. En algunos casos, el coste medio de los fletes ha triplicado su valor, hasta los 6.000 dólares.

Compartir el artículo

stats