Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Berlín “riega” con otros 300 millones al astillero Werften para acabar dos barcos

Instalaciones de MV Werften en Wismar. MV WERFTEN

Alemania sale de nuevo al rescate de sus empresas del naval. Y lo hace con una nueva lluvia de millones. Berlín anunció esta semana que el astillero MV Werften percibirá 300 millones de euros más a cargo del fondo de estabilización económica, el llamado Wirtschaftsstabilisierungsfonds, para poder finalizar dos grandes cruceros en construcción, el Global 1 y el Crystal Endeavor. La cantidad, inferior a los 400 que había demandado el pasado marzo, se suma a los 193 millones percibidos el pasado octubre y a los 53 que ingresó más tarde para garantizar su actividad. Mientras el naval español (y, en concreto, el astillero vigués Hijos de J. Barreas) continúa a la espera de un respaldo por parte del Gobierno, MV Werften recibirá en total casi 550 millones, con lo que finalizará dos barcos y asegurará 2.000 puestos de trabajo repartidos en sus tres instalaciones: Wismar, Rostock y Stralsund. Eso sí, esta última partida deberá contar con la validación por parte de la Comisión Europea a través de un expediente individual al superar los 250 millones de euros.

Según explicaron los responsables de Economía y Finanzas del Gobierno federal de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Harry Glawe y Reinhard Meyer respectivamente, el acuerdo para los 300 millones llegó tras tres meses de intensas conversaciones con el astillero y los bancos. “Lo hacemos en interés de la política industrial, de la construcción naval y, sobre todo, de los empleados”, apuntó Meyer.

Werften es propiedad de Genting Hong Kong, controlada por el magnate malasio Tan Sri Lim Kok Thay. El pasada octubre la compañía suscribió un préstamo por 193 millones de euros con Mecklemburgo-Pomerania Occidental, con fondos del Wirtschaftsstabilisierungsfonds, un instrumento avalado por la Comisión de Competencia en julio de 2020 como respuesta a la crisis del COVID.

Con aquella partida el objetivo del astillero alemán era poder acabar la construcción del Crystal Endeavour, un minicrucero de exploración de lujo. Según Harry Glawe, para este barco todavía hacían falta 82 millones. Con los 300 millones ahora adjudicados y pendientes del plácet de Bruselas, la finalización del buque “ya está asegurada”, apuntó el responsable de Economía.

Junto al Crystal Endeavour, la partida servirá también para construir el Global 1, crucero de 342 metros de eslora y 204.000 GT (arqueo bruto). Además, abre la puerta también a la financiación de la continuación de ambas series, es decir, el Global 2 y el Crystal Endeavour 2. “Sin embargo, aún está pendiente la decisión final del Gobierno Federal”, señaló el responsable de Finanzas, Reinhard Meyer, que en su intervención no hizo alusión a la necesidad del visto bueno de Bruselas.

Recreación del Global 1 MV Werften

El fondo de estabilización económica alemán incluye garantías –con hasta el 90% de cobertura del riesgo–, préstamos garantizados y ayudas para recapitalización. El propio astillero ya había sido auxiliado en 2012, cuando Bruselas autorizó un préstamo de 152,4 millones para salvar la compañía de sus “dificultades financieras”.

Mientras Alemania sale al rescate de sus atarazanas, en España el naval continúa a la espera, con Barreras aguardando los 30 y 8 millones de euros pedidos al fondo de solvencia de la SEPI (homólogo del Wirtschaftsstabilisierungsfonds) y a la Xunta, respectivamente, para culminar el crucero Evrima.

Sindicatos y patronal en la UE urgen la defensa del naval

La patronal del naval europea Sea Europe y la federación sindical industriALL Europe publicaron esta semana un escrito conjunto “para que los responsables políticos de la UE se comprometan firmemente a defender la industria europea y proteger los empleos”.

Sea Europe e industriALL Europe se reunieron el pasado martes para analizar el futuro del sector. Así, ambas insisten “en la necesidad de medidas sectoriales específicas para apoyar al sector de la tecnología marítima”, ya que en la actualidad “no está totalmente cubierto por las actuales medidas horizontales” propuestas por la UE.

En concreto, reclaman “un enfoque sectorial”, “acciones para estimular la demanda interna”, “cooperación y apoyo para salvaguardar los puestos de trabajo y proteger las competencias, “la adopción de medidas políticas para garantizar una competencia leal” y “acciones para proteger los activos estratégicos europeos”.

Compartir el artículo

stats